Regresar

COMPARTELO EN

APROVECHA LOS BENEFICIOS DE LOS NUTRIENTES

En una dieta vegetariana es necesario alimentarse integrando la ciencia con el arte de cocinar.

 

Debemos combinar las verduras del mar con las verduras de la tierra, con las raíces, semillas, hojas, flores y pulpas. Todo el mundo vegetal está ahí a nuestra disposición, ofreciéndonos su riqueza. Aprovechémosla de manera balanceada e integrada. Es el único modo de tener una nutrición balanceada y completa.

 

En la nutrición es importante tener una buena actitud cuando comemos. Debemos tener mucho cuidado con la masticación.

 

Es fundamental que la dieta tenga color, sabor y mucho amor. Cuando no se presta atención a estos aspectos importantes del acto de llevarnos comida a la boca, lo hacemos mal y alteramos el funcionamiento del cuerpo.

 

¿Por qué hay tantas personas que sufren de gastritis, gases y mala digestión? Porque la gente come manejando, viendo televisión, leyendo y a veces hasta renegando. 

De este modo se enferma, porque la comida, en general, es un receptor genial, ya que capta todo lo que emitimos: la armonía del ambiente, nuestro estado de ánimo o lo que llamamos el humor. Por eso es bueno concentrarnos en comer bien, con alegría y agradecimiento.

 

 

Está comprobado que el rabanito es una maravilla para el hígado. Se puede rallar o encurtir con limón, un poco de vinagre de manzana, sal y agua. El rabanito acompaña bien a toda ensalada. Además, tiene un color que relaja, el fucsia, y un sabor picante necesario para digerir mejor.

 

La zanahoria es muy buena para el asma. El magnesio es la clave, pero la zanahoria es la que sana verdaderamente. Toda terapia y dieta debe incluir zanahoria. Se puede licuar, sancochar, picar, hornear, etcétera. Cuando se licúa, se le agrega aceite de oliva, un punto de sal, y se hace una especie de mayonesa de zanahoria que tiene un gran poder para combatir la ceguera nocturna. Para muchos, zanahoria quiere en realidad decir “sana-ahora”. La hoja de la zanahoria también debería consumirse, pero generalmente se elimina para no secar la raíz y deshidratar la zanahoria. Debería cortarse para mantenerla más fresca. En los merca-dos se pueden encontrar zanahorias chiquitas, ecológicas, ralladas, crudas, y cocidas.

 

Cuando hagan tallarines, pongan más zanahoria que tomate. Este vegetal tiene muchos poderes: es beneficioso para los bronquios, para la vista, para la piel. En realidad, sirve para todo.

Los encurtidos son una buena forma de comer varios alimentos a la vez, y además son deliciosos. Hasta con agua y con sal se puede hacer un encurtido de zanahoria, de col de Bruselas, de rabanitos o de raíz de bardana (un depurativo de la sangre que elimina el plomo y el ácido úrico del cuerpo). También pueden hacer un saltado o un guiso con estos alimentos.

 

El arroz es fácil de digerir y potencia la inteligencia, la memoria y la capacidad de oxigenación del cerebro, además de producir energía muscular.

 

Los rusos descubrieron las propiedades curativas y antibióticas del ajo. Lo colocaban sobre las heridas de guerra. Hoy contamos con cápsulas y aceite de ajo que se pueden adquirir en las casas naturistas. La hoja del ajo es parecida a la del ajo chino y la cebollita china, que son protectores para los bronquios. Luego de comer ajos, mastique un poco de perejil o clavo de olor, para quitar el mal aliento que deja.

 

Existen distintas variedades de zapallo, pero se debería consumir primor-dialmente el zapallo loche -que es más chiquito, más sabroso y de color naranja- y el zapallo clásico. Las semillas de ambos tipos ayudan a

mantener una próstata saludable y a eliminar los parásitos.

 

 

El kion merece un aplauso, ya que se trata de una raíz muy poderosa para curar. Ayuda a los bronquios, al buen funcionamiento del metabolismo, a quemar grasa y a estimular el apetito.

 

Rallen kion y agreguen unas gotitas de la planta para curar los bronquios de sus hijos. Sirve también para dolores reumáticos y para digerir las proteínas animales. Es bueno para limpiar las cuerdas vocales y desinflamar la garganta: partan el kion en cuadraditos, añadan una cucharada de sal y maceren durante dos días. Luego, aplíquenlo bajo la lengua, como si se tratara de un caramelo.

 

El kion también estimula la circulación. Las galletas de kion, tal como las hacen los chinos, son muy buenas. El kion pica un poco, pero es muy saludable y les da un sabor muy rico a las comidas. La hoja del kion es útil, al igual que la del ajo, pero por costumbre en el Perú no se consume con frecuencia. Lo mismo ocurre con las hojas de betarraga, de acelga, de zanahoria y de nabo. Todas las hojas son buenas, especialmente las hojas de la kiwicha. La única hoja que es tóxica es la hoja de la papa. Nunca coman hojas de papa, porque tienen alcaloides tóxicos.

 

El maíz brinda fuerza muscular, debido a su alta concentración de leucina y fibra. Se complementa muy bien con todo aquello que contenga metionina, el aminoácido que le falta. El ajonjolí tiene metionina. La polenta con ajonjolí asegura una fuente de proteína completa. Al trigo le falta lisina, pero eso se soluciona con una sopa de quinua, que sí la contiene.

 

Si consumimos omega 3, omega 6 y omega 9, tendremos un cerebro y un corazón en excelente estado. Todos los omegas los encontramos en las almendras, el sacha inchi y la linaza. El omega 9 también está presente en el aceite de oliva.

 

Un par de cucharadas diarias de aceite de oliva son una maravilla. Las nueces tienen omega 6. La col tiene un potente efecto enzimático, que ayuda a combatir los gases. Es muy buena para combatir las úlceras, así como efectos alcalinizantes, debido a que su clorofila neutraliza los ácidos. Finalmente, ayuda a quitar los parásitos.

 

Para lograrlo, rallen una col y cómanla como ensalada con un poco de aceite. Esto, sumado al consumo sostenido de magnesio, elimina los parásitos.

 

Para prevenir o curar las úlceras, tomen una sabrosa sopa de col junto con zanahoria, así como extractos de col. En el chucrut encontramos la col prensada: se ralla la col, se pone sal, una capa de col y luego se prensa. Cada día verán que emerge una especie de espuma de esta mezcla. Se guarda en la refrigeradora y en diez días ya está lista la col fermentada.

 

El brócoli pertenece a la familia de las crucíferas, por lo que es de gran ayuda para prevenir el cáncer. Pueden cocinarlo, cocerlo o comerlo con una ensalada de palta. Tomarlo con una sopa de miso es lo óptimo, pues el miso es un fermento de soya necesario e instantáneo. El brócoli tiene efectos curativos, preventivos de las úlceras, y es un nutriente que cura y sana con mucha eficacia. Hablar del brócoli es hablar de un vegetal sanador.

 

La cebada es un cereal poderoso. Son importantes la hojuela, la harina, el café de cebada y, por supuesto, el emoliente. La cebada tiene una proteína fina que se digiere fácilmente y es muy raro que produzca alergias. La cebada se ha adaptado muy bien al Perú, al igual que la cebolla y los limones. La máchica de cebada, por ejemplo, es muy interesante para la preparación de queques, mazamorra y budín, con un poco de azúcar panela o chancaca.

 

El morón bien graneado se puede mezclar con arroz en las sopas. El café de cebada es una maravilla después de almorzar, con poco o nada de azúcar. Una bebida caliente hecha a base de cebada hace mucho bien a la digestión.

 

La cebolla es muy buena, ya que tiene antibióticos naturales, por lo que ayuda a la digestión, a la cicatrización, e incluso ayuda a mantener los bronquios saludables.

 

Es particularmente buena con las quemaduras, por tanto, les recomiendo aplicar una telita de las capas de cebolla en las heridas para calmar el dolor y acelerar la cicatrización. Una buena combinación con la cebolla son las menestras (contiene unas enzimas que ayudan a disminuir los gases).

 

Les doy una receta de jarabe de cebolla que ustedes mismos

pueden preparar: rallen la cebolla, agréguenle miel, pongan la preparación en baño María o en el horno durante veinte minu-tos y luego licúenlo. La cebolla con el clavo de olor combina bien en caso de problemas de infección.

 

En el Perú, las personas suelen comprar el camote para dárselo de comer a sus perros. Pero lo que la gente no sabe es que el camote es maravilloso para nuestro organismo, además de ser sumamente sabroso. También es práctico, porque puede comerse de varias maneras: horneado, cocido, glaseado, en sándwiches, postres, purés, sancochados, etcétera. Contiene aminoácidos ramificados que expulsan las toxinas del cuerpo. Los antiguos peruanos lo consumían bastante, particularmente los chasquis, mensajeros maratonistas, porque incrementa la fuerza muscular. No contiene precisamente proteína completa, pero sí proteína asimilable.

 

Hay que consumir camote con frecuencia y sobre todo tratar que los niños lo consuman.

 

Como el camote no se fumiga en el campo, es una maravilla que se puede comer con libertad. El camote amarillo contiene un poco más de vitamina A.

 

Se recomienda para quienes laboran de noche como los choferes de taxi o los guardianes, porque ayuda a evitar la ceguera nocturna. Finalmente, es bueno combinarlo con zanahoria, zapallo y brócoli.

 

 

CONSEJOS

 

· Si quieren quemar grasa, coman kion todos los días.

· Hiervan las hojas de kion, acelga, zanahoria, nabo, y en general la mayoría de las hojas de tubérculos y verduras, excepto las de la papa, que tienen toxinas.

· A la hora de comer, concéntrense en la comida, en el acto de comer.

· Combinen las verduras en todas sus variedades y tipos con las frutas, las menestras o los cereales. Una dieta vegetariana asegura longevidad.

· No esperen sentirse mal para recurrir al poder sanador de las plantas: inclúyanlas en su dieta diaria.

· Recuerden que la efectividad curativa de las plantas tiene la capacidad de fortalecer todas las partes del organismo humano, desde las heridas

superficiales, las infecciones internas y hasta en las enfermedades más graves.

· Se recomienda alimentar siempre a los niños con muchas verduras, para potenciar su sistema inmunitario.

· Las maneras en que podemos cocinar y preparar los vegetales son casi infinitas, y la dieta que componen juntos es variada y rica en sabores, olores y vitaminas. Por eso nunca nos cansaremos de ellos.

· Recuerden que el aceite de ajonjolí puede calentarse hasta 230° y usarse hasta cuatro veces en sus comidas.

 

¡Espero que esta información les haya sido útil!

 

Regresar

COMPARTELO EN