Regresar

COMPARTELO EN

HABLAR DEMASIADO POR CELULAR DISMINUYE LA VITALIDAD

Un nuevo estudio americano encontró un vínculo entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de tumores cerebrales.

Cada año, las grandes marcas desarrollan las máquinas más potentes, rápidas, y ligeras ¡hasta el punto de olvidar que pueden ser perjudiciales para nuestra salud!

“La radiación de ondas milimétricas se absorbe en gran medida por la piel, las glándulas sudoríparas, los nervios periféricos, los ojos y los testículos”. Joel Moskowitz, autor del estudio e investigador de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Berkeley, se esforzó por demostrar que la radiación de los teléfonos celulares es peligrosa.

Hoy los riesgos están confirmados, ya que a partir de un nuevo metaanálisis “cerca de 1.000 horas de uso del celular, es decir 17 minutos al día durante un período de 10 años se asocian con un aumento estadísticamente significativo del 60% en el cáncer de cerebro”, dice Joel Moskowitz.

Según los investigadores, la radiación de las señales móviles “interfiere con los mecanismos celulares” que pueden crear el desarrollo de proteínas de estrés que pueden debilitar el ADN, e incluso causar tumores o muerte celular.

Reduzca el uso de celulares o teléfonos inalámbricos, y prefiera una línea fija. En el teléfono celular, apague el Wi-Fi y Bluetooth si no los está usando.

Joel Moskowitz también recomienda mantener su teléfono celular lo más lejos posible de usted y evitar ponerlo en los bolsillos (a menos que el teléfono celular esté en modo avión). También es ideal utilizar auriculares o el altavoz durante las llamadas, para evitar pegarse el dispositivo a los oídos. Dormir con su teléfono es un riesgo, especialmente si está encendido.

Solo use su teléfono cuando la señal sea fuerte. Los celulares están programados para aumentar la radiación cuando la señal es débil. Por ejemplo, no use su teléfono en un ascensor.

Regresar

COMPARTELO EN