Regresar

COMPARTELO EN

HIERBAS MEDICINALES Y SUS DONES NATURALES

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano

Médico naturista

C.M.P. 18164

PERÚ

 

El ser humano ha aprovechado los olores de las hierbas aromáticas para guiarse y regresar a casa, además de curarse de los accidentes y enfermedades. Hace más de tres mil años, los hindúes las utilizaban en sus ceremonias religiosas y en sus dietas de purificación.

 

En la medicina ayurvédica se continúan usando las hierbas medicinales para equilibrar la energía vital, así como para tonificar y equilibrar la energía de los órganos del cuerpo. En China también las usaban para ese fin. Así, si un sabor era picante, este fortalecía los pulmones, si era amargo, el hígado y si era agridulce, el estómago.

Todas las culturas antiguas aprovecharon las propiedades de las plantas. Se usaron como alimentos-remedios por los egipcios, griegos y romanos, así como en Asia y posteriormente en América.  Posteriormente, en la Edad Media, se cultivaron en monasterios y en los grandes jardines botánicos, manteniendo sus usos tradicionales que se han conservado a lo largo de la historia.

En los siglos XIIX y XX, decayó algo el interés hacia ellas debido a la creación de fármacos sintéticos y a las nuevas técnicas de conservación de los alimentos; pero en la actualidad, ha renacido el interés por estas fantásticas plantas. 

Tanto en la cocina como en la medicina natural, sus cualidades han sido destacadas. Lo ideal es hacer uso de ellas cuando están frescas, por lo que son muchas las personas que reservan un rincón en su jardín o un macetero para cultivar algunas de ellas.

 

En multitud de platos se ve la referencia a las finas hierbas. Esto no es más que una deliciosa combinación de las hierbas frescas más sabrosas como el hinojo, el tomillo o la salvia.

Hierbas frescas y perfumadas

Algunas hierbas son particularmente perfumadas y sabrosas en estado fresco: el perejil liso y rizado, el eneldo, las hojas de culantro, la albahaca, el romero, la menta. El perejil, por ejemplo, es muy rico en vitamina C, contiene 200mg por cada 100g de esta planta fresca. 

Desde el punto de vista gastronómico, conviene cocer muy brevemente estas hierbas en el caso de las salsas; es decir, añadirlas algunos minutos antes del final de la cocción. Esto permite conservar el máximo perfume liberado y sus vitaminas.

Conviene recordar que todos los agentes aromáticos deben utilizarse moderadamente, ya que su empleo exagerado puede variar el gusto de una preparación más allá del resultado esperado.  El calor resalta su aroma; su presencia debe realzar, sin ocultar, el gusto propio del alimento,

Todas las especias, plantas aromáticas y condimentos que derivan de ellos, tienen propiedades estimulantes para el apetito y la digestión. Las secreciones digestivas, e incluso el peristaltismo, son favorecidos por el uso de estas hierbas.

Sus propiedades dependen de su composición química, que varía según el grupo vegetal al que pertenece la especie o planta aromática. La menta, tiene propiedades refrescantes, ligadas al aceite esencial de mentol.

Las especias perfumadas usadas en los platos de los países cálidos estimulan la sed, y por lo tanto la ingesta de bebidas, favoreciendo así la compensación de la pérdida de líquidos derivada del clima.

Como vemos, la naturaleza nos regala generosamente todo lo que nuestro organismo necesita para funcionar de manera saludable y con energía.

Regresar

COMPARTELO EN