Regresar

COMPARTELO EN

HIPERACTIVIDAD Y FALTA DE MAGNESIO

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano

Médico naturista

C.M.P. 18164

PERÚ

 

No se puede hablar de que un niño tiene hiperactividad antes de la edad de cinco años. Antes de esta edad, el niño es muy activo y eso forma parte del desarrollo normal. Tampoco se puede determinar si el niño sufre de hiperactividad en una hora de consulta con el psicólogo. Primero se deben buscar los antecedentes del niño y de la familia, ya que se pueden padecer los mismos trastornos, hiper excitabilidad, estrés, nerviosismo, impulsividad, problemas de atención, y problemas del sueño.

Por lo general, a la edad de seis años, se reunirá la totalidad de las señales clínicas de hiperactividad: no se controla, presenta agresividad y golpea, no escucha, no se concentra, no sigue el ritmo de las clases y puede presentar rezago escolar, no puede quedarse quieto en la escuela, ni en las actividades deportivas, etc.

La suplementación con magnesio parece ser especialmente útil para aliviar la hiperactividad en la infancia. En un grupo de niños a los que se les suplementó en su dieta 200mg aproximados de magnesio por día durante seis meses, hubo “un aumento en el contenido de magnesio en el cabello y una disminución significativa de la hiperactividad”, en comparación con los niños que no fueron tratados con un suplemento de magnesio.

Muchos de los medicamentos que toma el niño para tratar su hiperactividad producen efectos secundarios indeseables; estos incluyen midriasis (dilatación anormal del iris), temblores, ansiedad, agitación, dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales, comportamiento combativo, confusión y taquicardias.

El magnesio en cambio, no produce ninguno de esos efectos. Además de su eficacia para tratar la hiperactividad, el magnesio también beneficia a los niños de otras maneras: puede ayudar a que duerman mejor por la noche, alivia el malestar debido a músculos adoloridos y los dolores del crecimiento, alivia el estreñimiento, reduce la ansiedad y los dolores de cabeza.

Regresar

COMPARTELO EN