Regresar

COMPARTELO EN

MÚSICA, CEREBRO Y SALUD

 

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano

Médico naturista

PERÚ

 

Somos seres musicales desde el momento mismo de nuestra creación, en el vientre de la madre, el líquido amniótico, la arteria uterina, el latido de la madre y el del mismo feto, forman una sinfonía única y especial. Por esta razón, si deseas calmar el llanto de un recién nacido, basta con la voz de su madre y sentir sus latidos para que la calma regrese.

 

Todo esto ha sido investigado ampliamente; además, gracias a las investigaciones arqueológicas, ahora sabemos que todas las antiguas culturas desarrollaron la música. 

 

Pitágoras, el gran matemático griego, fue el primero en estudiar los aspectos científicos relacionados con la música teniendo como base las matemáticas.

 

 

El violín es el instrumento que más se parece a la voz humana, que tiene 4 notas:

 

Nota Sol para el corazón

Nota Mi para el espíritu

Nota La para el alma

Nota Re para el intelecto

 

CONSEJOS

Las escuelas deben optar por eliminar los timbres y usar campanas porque tienen una vibración especial.

 

El Gayatri mantra y el sonido del Om son ideales para los que desean iniciar una práctica de meditación.

 

Si no tienes conocimientos musicales experimenta tocar la armónica (rondin) o la kalimba; siempre suenan bien.

 

 

Cada tipo de instrumento musical, tiene una influencia en el ser humano:

 

 

La vibración de los instrumentos de viento aquieta la mente.

La vibración de los instrumentos de percusión fortalece el cuerpo.

La vibración de los instrumentos de cuerda ayuda a iluminar el alma.

 

 

 

CANTAR Y TOCAR UN INSTRUMENTO MUSICAL

El cuerpo calloso une los dos hemisferios cerebrales, el hemisferio derecho comanda las capacidades creativas y el izquierdo las racionales; por eso su integración es de suma importancia para todos los aspectos de la vida.

 

Se ha demostrado que los músicos tienen un cuerpo calloso de mayor tamaño de aquellos que no lo son, y más aún si se estimuló el aprendizaje musical en los primeros 7 años de vida, lo que brinda la posibilidad de una mayor velocidad de transferencia de información en ambos hemisferios.

 

“Si el niño tiene música en su mente y alma es muy difícil que tenga antivalores” - Shakespeare

 

“El que canta, ora dos veces” – San Agustín

 

 

RECETAS Y TIPS

Cuando un recién nacido aprende a reconocer las canciones que le canta su madre, está respondiendo a las características físicas de los sonidos que recibe. Ya desde el nacimiento la música comienza a tener un significado de comunicación y emociones.

 

La música se puede utilizar como terapia complementaria en malestares a nivel emocional como:

 

Para superar la timidez: Oír La quinta sinfonía de Beethoven.

Para sanar traumas de la infancia: escuchar cada noche “La Canción de Cuna” de Brahms.

En casos de depresión: oír durante el día a Johann Strauss en especial sus polkas y valses como por ejemplo “El Danubio Azul”.

 

En casos de enfermedades como la hipertensión: oír Las cuatro estaciones de Vivaldi.

 

Para mitigar la migraña: el “Ave María de Schubert”, y para el estrés la música de Zamfir.

 

La música de Wolfgang Amadeus Mozart estudiada ampliamente como el “Efecto Mozart” eleva las defensas y ayuda al desarrollo neurológico del bebé; además, es excelente usarla durante el parto, y aumenta la producción de leche materna

 

Edgard Cayce recomendaba que no solo se escuchara música, sino que también se hiciera música; es decir, tocar algún instrumento.

 

La música puede producir muchos beneficios en el ser humano como son el alivio del estrés y la liberación emocional, una mayor creatividad, desarrollo del pensamiento abstracto y la disminución del ritmo cardíaco.

 

La naturaleza tiene su propia melodía, aprendamos a escucharla. Se comprobó en un estudio que el sonograma de los Cantos Gregorianos y el canto de los pájaros de la selva son casi idénticos.

 

En los adolescentes y jóvenes, escuchar “El Himno a la Alegría”, mejora la capacidad de concentración y siembra en ellos el sentido de solidaridad.

 

Para el cuerpo, la mente y el alma la más indicada es la música barroca de Bach.

 

Frente a un cuadro de ansiedad, respire profundo varias veces y susurre su nombre durante varios minutos a manera de mantra; también use un estetoscopio y escuche los latidos de su corazón, son sus sonidos personales.

Regresar

COMPARTELO EN