Regresar

COMPARTELO EN

El sosiego y la vida

Mis muy amados,

Hoy les hablaré sobre el sosiego.  La vida queridos hijos no es una carrera contra el tiempo.  Deben ser calmos y disfrutar del día a día, del eterno presente. 

Todas vuestras acciones traen consecuencias, por eso es preciso que penséis y actuéis de acuerdo a lo correcto, a lo puro y a lo verdadero.  Si lo hacéis de otra manera, será una pérdida de tiempo.

La humanidad se encuentra demasiado apresurada en todos los aspectos y por esta razón les es difícil relajarse y apreciar lo verdaderamente hermoso de su transitar por el planeta Tierra.  Deberían ser más consecuentes con sus actos, es decir, que pensamiento, palabra y obra estén en sincronía perfecta con el universo y sus leyes espirituales.

No os desesperéis ni siquiera por alcanzar la perfección ni el conocimiento de Dios, pues lo bello es el viaje que deben recorrer hacia su fuente.

Sed amables y considerados desde su actitud hacia las plantas y animales hasta con los seres humanos y el planeta donde viven.

La clave se encuentra en el aquí y el ahora.  No permitan que nada ni nadie los perturbe con prisas innecesarias, solo así lograrán mantener la paz mental y el corazón calmo en equilibrio con sus acciones.

Todo tiene un tiempo ¿por qué apresurarlo?,replika óra las prisas solo traen confusión, caos,  malentendidos y resultados nefastos.

Así pues mediten seriamente sobre las prisas escondidas en sus corazones, oren y pidan sosiego y este les será de seguro otorgado, pero solo si lo pedís con sinceridad y armonía, con el corazón abierto y humildad.

No os dejéis llevar por la locura colectiva como si fuerais seres sin voluntad.  En vosotros reside todo el poder y la paz.  Solo hace falta una minara interior y prestarles atención, pues allí se encuentran todos los tesoros, luego debéis dejar que las virtudes se apoderen de todo vuestro ser.

Les enviamos nuestro amor total y deseamos practiquen estas enseñanzas  que con humildad y armonía les brindamos desde nuestra dimensión espiritual.

 

Con amor divino

 

OXALC

Regresar

COMPARTELO EN