Regresar

COMPARTELO EN

33 reglas de oro para la vida

 

33 REGLAS DE ORO PARA LA VIDA

 

ÍNDICE

Prólogo

  1. Para una vida saludable
  2. Para realizar tus proyectos
  3. Para tu salud mental
  4. Para fortalecer tu sistema inmunitario
  5. Para educar a tus hijos
  6. Para mantener tu cerebro activo y joven
  7. Para vivir en armonía con la tecnología
  8. Para un corazón sano
  9. Para tu desarrollo espiritual
  10. Para hacer feliz a tu perro
  11. Para evitar el estrés en navidad y año nuevo
  12. Para sanar heridas emocionales
  13. Para una longevidad saludable
  14. Para caminar por el sendero de la felicidad
  15. 33 afirmaciones positivas para mejorar tu vida

 

PRÓLOGO

 

Para nosotros es un gran placer presentar el libro 33 REGLAS DE ORO PARA LA VIDAescrito por el Dr. José Luis Pérez-Albela. El número 33 es ciertamente un número mágico que está representado en el periodo de vida de Jesús. Este estupendo libro contiene los sabios consejos de un ser humano culto, reflexivo, que ha educado con su gran experiencia y conocimientos, pero sobre todo con su ejemplo, a varias generaciones en el Perú en el sentido de cómo mantener una buena salud corporal y espiritual. 

 

Las recomendaciones que ofrece este libro abarcan diferentes aspectos de nuestra existencia: la salud mental para mantener nuestro cerebro activo y joven, la salud de nuestro corazón y del sistema inmunitario, e incluso, va más allá de la medicina oficial[l1] , brindando pautas para la salud espiritual y emocional, la educación de los niños y una sana relación con la tecnología, entre otras.


Los lectores encontrarán consejos sencillos pero sabios que, si se leen con atención y se ponen en práctica, nos pueden ayudar a mejorar nuestra salud y, como consecuencia, nuestra calidad de vida. Es importante recordar que cuando nos referimos a la salud no solo debemos pensar en la salud física, sino también en el bienestar emocional y psicológico que contribuyen en gran parte a nuestro bienestar integral, el cual es fundamental para disfrutar de una vida plena.


El Dr. Pérez-Albela hace bien en recordarnos que “vivir bien depende de nosotros mismos”. El movimiento, el ejercicio físico, no fumar, comer moderadamente, controlar el peso y adoptar una dieta saludable y equilibrada, rica en frutas y verduras antioxidantes, alimentos integrales, fibra y magnesio son prácticas indispensables para lograr una longevidad sana. 

 

¿Hay alguna enfermedad que les preocupa de manera particular? ¿Quizás la diabetes, la ansiedad, el Alzheimer, la osteoporosis, el cáncer, la depresión? Cada uno de estos males se puede prevenir, como tantas otras condiciones que generan malestar. Sin embargo, solo podremos lograrlo si dejamos de ser simples observadores y tomamos las riendas de nuestra salud.  No dejemos que pasen los años sin hacer nada, esperando que el médico se ocupe de las enfermedades cuando estas aparezcan. Recordemos que nosotros somos los protagonistas de nuestra propia historia y que de las decisiones y acciones que tomemos en el presente depende gran parte de lo que nos depara el futuro.

 

En los diferentes capítulos de este volumen, encontrarán la manera de afrontar los diferentes problemas de salud que se presenten. Por otra parte, es importante estar conscientes de que si bien los consejos no nos garantizan estar más allá de eventuales dolencias, las que se presentan muchas veces por causas imprevisibles, si se practican disminuirán los riesgos. 

 

Por otro lado, quien escribe consejos debe ser una persona veraz y coherente. ¿Le creerían a un médico que fuma y les recomienda no fumar? ¿O a otro que pesa 120 Kg y prescribe una dieta para adelgazar?  El autor de este libro practica una vida sana y cree firmemente en la importancia de seguir estas reglas de oro que ahora comparte por medio de este libro con todos sus lectores.

 

Sus recomendaciones, como hemos mencionado, se aplican tanto a la vida física como a la vida espiritual, y es a partir de esta última que siempre obtendremos lo mejor para el cuerpo. En sus propias palabras nos expresa: “Bien dice el que bendice, desear el bien a todos los seres de manera incondicional y sin reservas, eliminar del corazón actitudes poco sanas como el rencor, el miedo, la hostilidad, la avaricia, o la indiferencia”, todo ello nos ayuda a vivir bien.

 

La vida sencilla, la alegría y “mostrar nuestro agradecimiento a todo lo que nos rodea, vivir en el presente, ser pacientes y tolerantes, agradecer por lo que tienes ahora, aunque aún no haya llegado lo que deseas”, la práctica de la meditación y de los valores espirituales, el buen descanso, escuchar música relajante, sonreír a menudo y mantener siempre una visión positiva del mundo, con seguridad nos hace vivir mejor y con alegría.

 

El Dr. Pérez-Albela, es un hombre conocedor, amable, versátil, una figura destacada de los medios de comunicación en su país que llega al corazón de la gente.  Es muy conocido y querido en el Perú y América Latina. De hecho, él es un ejemplo de vida. Sería demasiado extenso (aunque interesante) comentar todos los sabios consejos del maestro, pero nuestro propósito, por ahora, es recomendarles que lean las 33 REGLAS DE ORO PARA LA VIDAen silencio, y mejor aún si se toman el tiempo de leer un tema cada día, reflexionando sobre cada regla y tratando de aplicarla en su vida diaria.

 

Después de haber tenido la oportunidad de visitar el Instituto Bien de Salud en Lima, confirmamos las cualidades expresadas sobre el Dr. Pérez-Albela. Las personas lo detienen en la calle cuando lo reconocen para pedirle consejos, él los escucha y siempre tiene alguna sugerencia o palabra de consuelo para ellos.

 

Estamos seguros de que el libro 33 REGLAS DE ORO PARA LA VIDA tendrá un impacto notable en la salud y sobre todo en la calidad de vida de las personas.

 

 

 

Dr. Mario Barbagallo 

Dra. Ligia J. Domínguez

Catedráticos de Geriatría y Gerontología

Universidad de Palermo, Italia

 

[l1] 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO 

PARA UNA VIDA SALUDABLE

 

Vivir bien depende de nosotros mismos. Estos sencillos consejos te ayudarán a obtener el bienestar integral que tanto esperas.

 

Ayuna

Con el ayuno aprendemos a confiar en nuestro cuerpo y desarrollamos fuerza de voluntad. Todas las religiones del mundo han fomentado el ayuno, no solo porque purifica el cuerpo, sino porque también aclara la mente y calma las emociones. Se recomienda ayunar una vez al mes bebiendo solo agua, o realizar mini ayunos una vez por semana haciendo un almuerzo ligero, sin tomar desayuno ni cena.

 

Corre

Trotar te ayudará a mejorar el suministro de oxígeno al corazón y los músculos, a desarrollar una mayor resistencia cardiopulmonar y aumentar tu capacidad de sostener una labor diaria con mayor eficiencia, ya sea en el hogar o en la oficina. Al correr, busca de preferencia lugares al aire libre como la playa o los parques. Y trata de usar unas buenas zapatillas. 

 

Estírate

Todos debemos estirarnos sin importar la edad porque es la mejor forma de alejar la pereza, mejorar la oxige­nación de nuestros tejidos y aclarar la mente. Observa a los animales, en especial a los felinos, mira cómo se contorsionan antes de caminar después de un profundo descanso. Si te estiras de forma regular, sentirás que se reduce la ten­sión muscular y el cuerpo se relaja.  

 

Hidrátate

Todas las formas de vida conocidas dependen del agua. El agua es vital en todos los procesos metabólicos de nuestro organismo. Durante la digestión, nuestro cuerpo utiliza cantidades significativas de agua, que también es necesaria para desintoxicarnos. Se recomienda beber mínimo 2 litros diarios para mantenernos saludables.

 

Mastica bien para una buena digestión

Gandhi decía que la clave para obtener forta­leza física y mayor lucidez mental radica en una buena masticación. Señalaba que los alimentos líquidos se deben ensalivar como si fueran sólidos y los sólidos se deben masticar arduamen­te hasta convertirlos en líquidos. La buena masticación favorece la digestión y la asimilación de nutrientes.  Además, nos permite saciarnos con mayor rapidez, lo que ayuda a bajar de peso de manera natural y sin mayor esfuerzo.

 

Come manzanas

La manzana provee una gran cantidad de nutrientes y es considerada una de las frutas con mayores virtudes depura­tivas. Su consumo diario mejora la calidad de la piel porque favorece la hidratación; actúa sobre el colesterol ya que disminuye sus niveles altos; ayuda a bajar la presión sanguínea pues mantiene limpias las paredes de las arterias. También combate el estreñimiento.

 

Usa Miso en tus comidas

El miso es una pasta fermentada y muy sabrosa elaborada a base de soya, cereales y sal marina, la cual es muy apre­ciada por sus propiedades medicinales y digestivas en China y Japón desde hace siglos. Es un excelente alcalinizante, remineralizante, antioxidante y depurativo de la sangre que ayuda a mantener un buen equilibrio de la flora intestinal. Gracias a sus isoflavonas, que favorecen el equilibrio hormonal de la mujer, el miso es muy adecuado en la menopausia. 

 

Come germinados

Los germinados o brotes de semilla tienen muchas propiedades terapéuticas. Su[l2] riqueza en vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos y enzimas es muy superior a cualquier semilla sin germinar.  Son alimentos completos y de fácil digestión, y de gran ayuda en casos de desnutrición.

 

Consume arroz integral

El arroz integral equilibra y desintoxica el organismo. Es cien por ciento superior al blanco ya que contiene mayor cantidad y calidad de nutrientes. Si lo consumes diariamente, en un lapso de 15 días sentirás los resultados en tu organismo. Combate el estreñimiento y el estrés. Además, consumir el arroz en forma integral atenúa la sensación de hambre por más tiempo a diferencia del arroz blanco.

 

 

Recuerda comer algas

Estas verduras del mar contienen grandes cantidades de sales minera­les y oligoelementos, tanto así que una cucharada de algas ofrece al organismo todos los nutrientes necesarios para mantener un correcto metabolismo celular. Su conteni­do en hierro es mucho más alto que el de las lentejas. Además, son ricas en yodo, cobalto, magnesio, calcio (aporta más que la leche), fósforo y potasio. 

 

Ingiere Lecitina de soya

La lecitina es una forma de grasa muy saludable que aporta muy pocas calorías y ayuda a quemar el exceso de grasas malas: esas que tienden a acumularse con rapidez y que dan un aspecto antiestético a ciertas zonas del cuerpo.  La lecitina está presente en alimentos como nueces, cereales y germen de trigo. 

 

Consume magnesio

El magnesio es una de las maravillas nutricionales de la naturaleza que está al alcance de todos. Consumir la dosis adecuada diariamente aportará múltiples beneficios a nuestro organismo. 

 

Añade levadura de cerveza a tus comidas

La levadura de cerveza constituye la mayor fuente natural de ácido fólico y es muy rica en otras vitaminas del complejo B como la B1, B2, niacina (B3), ácido pantoténico (B5), B6 y biotina (B8), todas ellas imprescindibles para el normal desa­rrollo de las funciones celulares durante el crecimiento y la reproducción, y también con una importante acción protectora y regeneradora de nuestro sistema nervioso.

 

Come Tofu

El tofu es un queso fresco obtenido de la leche de soya cuajada y escurrida mediante un proceso de coagulación y poste­rior prensado.  Contiene proteínas de alta cali­dad, por ello es el mejor sustituto de la carne; además, es rico en grasas polinsaturadas que eliminan el colesterol malo y posee propiedades anticancerígenas (contra el cáncer de mama, ovarios, colon y contra la endometriosis). 

 

Practica la siesta

El descanso oportuno debe ser un regalo para nuestro cuerpo. El mejor momento para realizarlo es después del almuerzo ya que mejora la digestión. La siesta corta alarga la vida, por ello no debe durar más de 15 minutos. Sin embargo, si durante el transcurso del día sientes ganas de descansar unos momentos, hazlo, de esta forma recuperarás nuevas energías.

Come zanahoria

La zanahoria contiene una gran cantidad de minerales y betacaroteno. Al comerla cruda fortalece los dientes y previene las caries. Es muy saludable también consumirla al vapor, aunque en este estado pierde sus propiedades medicinales. Es un gran protector celular. Estimula la producción de leche materna. Sus hojas son sedativas, por lo que debemos aprove­char esta maravillosa planta consumiéndola completa.

 

Masajéate los pies

Muchas veces nos desconectamos de la madre tierra. Para integrarnos a nuestra esencia, necesitamos caminar descalzos sobre el césped húmedo, la tierra, las piedras o la arena; sin embargo, no siempre es posible hacerlo. Por ello, realizar todos los días unos diez minutos de masajes en los pies puede ser un gran alivio, ya que nos permite liberarnos de todo tipo de ten­siones.

 

Toma emoliente 

El emoliente es una mezcla de diversas plantas con propiedades medicinales desinfla­mantes, diuréticas, digestivas, colagogas y depurativas cuyo consumo es muy popular en el Perú.  Generalmente contiene grama, cebada, cola de caballo, cebada tostada, llantén y achicoria, además de la infaltable linaza y, por supuesto, unas gotas de limón, que se agre­gan al servir. 

 

Usa la tabla inclinada

Cuando nos ponemos cabeza abajo, invertimos la polaridad de nuestro cuerpo y empleamos la fuerza de la gravedad en beneficio de nuestra sa­lud. Tenderse en una tabla inclinada durante 15 minutos ayuda a mejorar la circulación sanguínea, alivia los dolores de cabeza, cuello y espalda, da un mejor tono al rostro, descon­gestiona los vasos linfáticos y venosos combatiendo la celulitis y várices, elimina el estrés, aumenta el flujo de sangre al cerebro favoreciendo la concentra­ción mental y la vista, descontractura las tensiones musculares de la zona lumbar, estimula el crecimiento capilar y rejuvenece. 

 

Toma baños de vapor

También llamados Baños Turcos, sirven para depurar el organismo.  Son ideales para purificar la piel y eliminar, a través de la epidermis, cé­lulas muertas y toxinas. El vapor también es útil para devolver al rostro la luminosi­dad perdida y para descongestionar las vías respiratorias.

Dúchate con agua fría 

No hay nada mejor que comenzar el día con una buena ducha fría, ya que aporta muchos beneficios a la salud. La baja temperatura del agua mejora la circulación sanguínea y ayuda a estimular las defensas de nuestro organismo frente a posibles enfermedades como la gripe, los resfriados o el asma. El agua fría hará que la piel esté más tersa y tonificará los músculos. 

 

Auto masajéate

Cuando estamos agotados nos frotamos los ojos, nos agarramos la cabeza, frotamos nuestro estómago, pre­sionamos nuestro cuello y hasta damos suaves golpecitos a nuestro cuerpo para despertarnos. Estos son algunos de los ejercicios que podemos hacer a diario antes que el agotamiento nos invada. Prueba hacerlo a media tarde para que tu cuerpo se recupere de la tensión y el cansancio.

 

Afirma frases positivas

Cada vez que pronuncias una palabra con fe, desde lo más profundo de tu ser, estás creando tu futuro. Las palabras tienen un poder divino. En el principio fue el verbo...y Dios dijo: hágase la luz y la luz apareció. Ten cuidado con tus palabras y sobre todo con tus pensamientos. Al hacer tus afirmaciones debes ser muy consciente de lo que estás afirmando o creando. Empieza el día manifestando afirma­ciones de amor y salud; lo demás vendrá por añadidura.

 

Ofrece tu diezmo

El diezmo significa ofrecer el 10 por ciento de nuestros ingresos a  alguna persona o institución que lo necesite. Esta es una ley espiritual. Así como la gravedad permite que los objetos caigan al suelo si son dejados en el vacío, el diezmo permite recibir. Debemos practicar el diezmo sin esperar nada a cambio, pero por ley natural regresará a nosotros ya sea en bienes materiales, en salud o en algo que nos haga falta.

 

Agradece a tus antepasados

La gratitud viene del despertar del alma, de nuestra esencia espiritual, de nuestro yo verdadero. Debemos reverenciar y agradecer a nuestros padres porque nos dieron la vida a través de Dios. Nuestros antepasados también son los canales de nuestra vida y les debemos gratitud eterna.

 

Bendice todo

Bendecir es desear el bien a todos los seres de manera incondicional y sin reservas.  Cuanto bendecimos todo, la luz que generamos regresa a nosotros aun sin haberla pedido y el bien entra en nuestras vidas. Bendecir, es bien decir, por ello es el camino más corto y sabio para eliminar del corazón actitudes poco sanas como el rencor, el miedo, la hostilidad, la avaricia o la indiferencia. Bien dice el que bendice.

 

Agradece todo

Muestra tu agradecimiento a todo lo que te rodea. Las personas que solo agradecen hechos espe­ciales, no viven totalmente satisfechas, pues estos no suceden en todo momento. Un hogar iluminado es aquel donde las personas agradecen los hechos corrientes de la vida diaria. Muestra siempre un trato especial a todas las personas que alguna vez hicieron algo por ti.

 

Escucha música

Está comprobado que escuchar buena música estimula la inteligencia y nos ayuda a ser más creativos. La música también calma la ansiedad y aumenta nuestra energía cuando nos en­contramos tristes. Escuchar ciertos sonidos nos pueden reportar más que entreteni­miento, por ejemplo, escuchar a Vivaldi, Mozart o Bach puede ayudarnos a mejorar la actividad de nuestro ritmo cardíaco y armonizar nuestros sentidos.

 

Diviértete

El valor de la sana diversión consiste en saber elegir actividades que nos permitan sustituir nuestras labores cotidianas por otras que nos generen alegría y relax. Divertirnos durante unos momentos todos los días nos libera de las tensiones y la monotonía. Todos buscamos la mejor manera de divertirnos, pero es necesario elegir las actividades que nos permitan formar y desarrollar valores para mejorar nuestra calidad de vida.

 

Baila

El baile mejora el estado físico, mental y social. Cuando bailamos nuestros reflejos se desarrollan, la respiración se vuelve más profunda y se fortalecen los pulmones. Quien baila continuamente, se vuelve una persona más atractiva y carismática, porque es un ejercicio que devuelve la naturalidad, expresividad y belleza a nuestro cuerpo. 

 

Juega con los niños

En pocas ocasiones nos tomamos un tiempo para volver a ser como niños y dedicarle solo unos minutos a la sana diversión. Comparte momentos con los niños y encontrarás en ellos la verdadera energía espiritual que necesitas. Ser como niños nos ayu­dará a contactarnos con nuestro niño interior, ese ser que muchas veces vive oculto en las personas adultas y que quiere seguir viviendo. 

 

Cultiva pensamientos positivos

Desarrolla pensamientos de amor, paciencia y comprensión. Recuerda los momentos gratos que has vivido: te sentirás alegre y pondrás en acción la ley de la atracción para atraer nuevos momentos felices a tu vida.

 

Mira películas inspiradoras

Lo que sale del corazón, llega al corazón. Existen muchas películas con historias que nos hacen reflexionar y nos inspiran a ser mejores personas y ayudar a otros seres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA REALIZAR TUS PROYECTOS 

 

Todos tenemos algún sueño que deseamos realizar: nuestro desarrollo espiritual, dejar algún hábito, algo material que deseamos obtener, etc.  Es nuestro deseo que todos tus sueños se cumplan por las vías correctas de la verdad y la justicia Divina.

 

Define lo que realmente deseas

  Debes estar seguro de lo que realmente desea tu mente y tu corazón.  Tus planes y proyectos deben ser claros.  También es importante que tomes conciencia si lo que deseas es bueno para ti y para los que te rodean.  

 

Planifica

Es importante diseñar estrategias para lograr los objetivos que te has propuesto.

 

Disfruta del proceso

Evita angustiarte por los resultados, lo más bello es el proceso para lograr tus objetivos.

 

Confía en ti mismo y en la fuente que te creó 

Debes estar seguro de que puedes lograr lo que deseas, pero sobre todo ten en cuenta que la mayor certeza es que el Universo, Dios, o como quieras llamar a ese poder superior que sabes que existe, te asistirá en tus proyectos, siempre y cuando estos no te dañen a ti y a los demás.

 

Ten una visión positiva del mundo

El mundo que nos rodea es simplemente lo que creemos de él.  Cada ser humano crea su realidad, por eso es importante que veas al mundo como un lugar amigable, jamás hostil y, de esta manera, verás que toda situación que se genere será de ayuda para tus proyectos.

 

Permite fluir los cambios

Evita racionalizar los cambios que empiezan a ocurrir en tu vida.  Deja fluir todos los acontecimientos con amor, confiando en que el Universo sabe mejor que tú los medios necesarios para alcanzar tus deseos.

 

 

Escucha a los demás

Muchas veces Dios nos envía mensajes a través de algunas personas, por lo cual jamás debemos despreciar la opinión de alguien. Quizás la más simple o humilde de las personas te puede dar una luz sobre algún problema que deseas resolver.

 

Agradece siempre

Lo primero que debes hacer en cuanto te despiertes es agradecer por lo que tienes ahora, aunque aún no haya llegado lo que deseas. Mientras más agradecido seas, más bendiciones llegarán a ti.

 

Observa tus emociones

Bien sabes que lo que sientes es lo que atraerás a tu vida.  Es importante controlar tus pensamientos y tus emociones para atraer lo que deseas.  Si sientes celos, envidia, rencor, etc., debes transmutar esos sentimientos con un decreto: ¡esta perturbación vino de la nada y a la nada regresa!  Encuentra la alegría en el servicio y la felicidad en el amor.  Es muy importante que comprendas que debe existir una armonía real entre lo que piensas, sientes y cómo te comportas.

 

Expande tus conocimientos

Busca buenos libros y léelos. Escoge lo que tu corazón sienta que es bueno y practícalo. Todo lo que nos rodea es un libro abierto, jamás dejes de aprender de otros seres humanos, de los animales, de la naturaleza, etc.  El mundo entero es la mayor fuente de aprendizaje.

 

Toma conciencia de tu poder de creación

La misma energía que crea mundos y universos se encuentra dentro de ti. Cada vez que pienses que no puedes alcanzar tus metas, repítete que eres un ser ilimitado y sintoniza con la energía divina, así sabrás que todo llegará en el momento indicado.

 

Vive en el presente

Debes vivir cada día sabiendo con certeza que lo que importa es mantener tu mente permanentemente en el presente.  Olvida el pasado, simplemente aprende de él y déjalo ir. Recuerda que el presente es un regalo.

 

Actúa como si en tu vida ya existiera lo que deseas para ti

Para manifestar los deseos de tu corazón, piensa que tanto nuestra tierra como el universo se rigen por la ley de la abundancia.  ¿Por qué habrías de carecer de algo si eres parte de la creación?  La abundancia ya existe dentro de ti, solo debes ir un paso más allá y manifestarla.

 

Guarda tus planes y deseos para ti mismo

Evita desperdiciar energía contando tus planes.  Guárdalos en tu corazón porque es algo íntimo entre tú y Dios.  Si deseas puedes escribirlos y guardarlos. Si los comentas con otras personas podrías disipar la energía en dirección del ego o de la opinión ajena.

 

Despréndete de la ansiedad y el temor

Tu fe es suficiente, debes estar seguro de que aquello que deseas ya tiene lugar. Sabiendo que el fin ya está asegurado, despreocúpate de los medios. Esto no significa que debes entregarte a la ociosidad, sino simplemente desprenderte del temor y la preocupación.

 

Siéntete merecedor para recibir

Si no sientes que mereces lo que estás tratando de alcanzar, lo único que estás haciendo es sabotearte a ti mismo.  Es un mito que la abundancia y la espiritualidad son incompatibles, de ser así el Universo no sería abundante.  Eres un hijo de Dios y como tal mereces todo lo bueno que desees manifestar.

 

Sé responsable

Sé responsable de tus actos.  Realiza tus labores de la mejor manera que puedas hacerlo y jamás eches la culpa de tus errores a otras personas. 

 

Cumple tu palabra

Cuando des tu palabra, debes cumplirla.  Esta es una regla muy importante que te favorecerá tanto a ti como a las demás personas.  Alguien que no cumple con su palabra, pierde credibilidad y ello puede ocasionar problemas.

 

Ayuda a los demás a cumplir con sus proyectos

Se puede ayudar a los demás aun sin poseer mucho dinero. Una palabra de aliento, un gesto amable, puede elevar la autoestima de las personas que te rodean, y así ayudarlas a emprender sus sueños.

 

 

Vive con entusiasmo

Entusiasmo quiere decir “Dios dentro de ti”.  Si te sientes apático, deprimido o triste, difícilmente lograrás tus objetivos.  Dios es alegría e infinito amor, por lo cual laborar en estos sentimientos te conectará con la fuente Divina.  Jamás pierdas el ánimo.

 

Nunca esperes que otros resuelvan tus problemas 

El único que puede hacer realidad tus sueños eres tú en armonía con el profundo amor del Creador. Las demás personas solo son instrumentos de las que la energía divina se sirve para ayudarte, pero de ninguna manera debes creer que los demás tienen el deber de resolver tus problemas. 

 

Elige el camino que te haga sentir en paz

Mientras desarrollas tus proyectos, se te pueden presentar muchas formas de llevarlos a término. Lo importante para elegir el camino correcto, es buscar aquel que contribuya a tu crecimiento y desarrollo. Además, es fundamental que te sientas en paz con la decisión que has tomado; de lo contrario, de nada servirá que consigas tus metas y objetivos, pues estos se quedarán estancados simplemente en el ámbito material, y lo que realmente importa es que exista un equilibrio entre lo material y lo espiritual.

 

En primer lugar, busca la felicidad

Entre tus proyectos puede estar tener más dinero, una buena relación, un buen ambiente laboral, etc. Lo que realmente buscamos con todo ello es la felicidad, y a veces cometemos el error de no ir en primer lugar en busca de ella.  Busca primero la felicidad, todo lo demás vendrá por añadidura.

 

Practica los valores

Sin valores hay confusión y caos.  Si los valores se desintegran, todo se desintegra: la salud, la riqueza, la sociedad y las civilizaciones.  Cuando practicas los valores, surge el orden y te alineas con la fuente Divina que crea todo lo que desea.

 

Encuentra las lecciones en los obstáculos

Considera todos y cada uno de los obstáculos que encuentres como lecciones, no como indicadores de fracasos.  Practica la paciencia.  Todo aquello que aparece en tu vida tiene un propósito, incluyendo las caídas, que te proporcionarán la energía para impulsarte hacia un estado más elevado de conciencia.  Recuerda las 7 palabras del éxito del gran estadista W. Churchill: ¡Nunca, nunca, nunca, nunca darse por vencido!

 

 

Practica la honradez en todo momento

Sé honrado contigo mismo y con los demás.  Si engañas aunque sea un poco, regresará por triplicado, es la “ley del rebote” o la también llamada “ley del eco”.  

 

Cuida tu cuerpo

Considera tu cuerpo como una casa maravillosa en la que vivirás durante un tiempo.  Así como amas y cuidas tu casa, de la misma manera vigila lo que ingresa dentro de tu cuerpo.  Si gozas de una buena salud, podrás disfrutar de los planes que te has trazado.

 

Practica el amor incondicional

Si tienes o has tenido una mascota, sabes lo que es llegar a casa y que salga a recibirte. A ella no le importa la ropa que tienes puesta, si eres viejo o joven, ni cuánto dinero has ganado ese día.  Al animalito solo le importa que estés allí.  Ese es amor incondicional.  Haz eso contigo mismo y con los demás.  Emociónate de estar vivo y en este mundo.  Si te aceptas y te amas podrás alcanzar tus metas, porque te sentirás merecedor de ellas. 

 

Recuerda que tu pensamiento es acción creativa 

Aquellos pensamientos que más repites son los que determinarán lo que alcanzarás.  Sé consciente, además, de los pensamientos o imágenes que pueden manifestar algo que rechazas.  Si piensas constantemente en desgracias pasadas, podrías atraerlas.  Pero como tú eres el único que decides lo que elabora tu mente, puedes cambiar estos pensamientos por otros positivos, los cuales te acercarán a tus metas y objetivos.  Los pensamientos son el inicio de toda manifestación.

 

Realiza las labores que te hagan feliz

Para alcanzar tus metas y objetivos es importante que las actividades que realizas sean aquellas que amas y, por lo tanto, que te den felicidad.  Si laboras en un lugar en el que no te sientes a gusto, estarás bloqueando tu canal de ingresos, por lo cual sería mejor que buscaras un empleo en el que puedas desempeñar con alegría y gozo las actividades que realmente amas.

 

Da, da y da

Una de las maneras más rápidas de realizar tus planes es darte a ti mismo y a los demás.  Ayudando a otros con lo mucho o poco que tengas, le envías al Universo el mensaje de que te sientes próspero. De esta manera, pones a funcionar la ley de atracción y abrirás un canal de recepción ilimitado.

 

Entrégale tus problemas a Dios

Cuando sientas que no puedas resolver los obstáculos que se te presentan, simplemente entrega tu carga a Dios con sinceridad y amor; luego, olvida los problemas. Al hacerlo verás cómo tus temores se convierten en paz y armonía.  Sin duda alguna, luego de esta entrega, tu visión se transformará y te sentirás aliviado, lo que tarde o temprano servirá para producir la manifestación del bien que has esperado, ya sea material, de salud o felicidad.

 

Medita

Separa un momento del día para estar a solas contigo mismo y meditar, de preferencia al despertarte. Es una buena práctica meditar al amanecer y reflexionar al atardecer. Pide inspiración y creatividad para concretar tus proyectos.  Además, puedes realizar una oración y, al final de ella, pedir que todo lo que se te conceda sea por las vías correctas de la verdad y la justicia Divina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA TU SALUD MENTAL

 

Cada día es más notorio que los niveles de estrés y depresión han aumentado en la población mundial. La salud mental es un tema que va adquiriendo mayor relevancia con el paso de los años y es importante entender que debemos cuidar este aspecto, ya que puede afectar nuestra productividad y sana convivencia. 

 

1.        Acéptate 

Es importante conocer nuestras fortalezas y debilidades. De esta manera, podremos explotar nuestras habilidades y reforzar o potenciar nuestras carencias. Así podremos construir una imagen más completa de quiénes somos.

 

2.        Respétate 

Si tienes una elección que hacer, opta generalmente por la que te haga sentir más pleno. Es común dejarse influenciar por diversos factores; sin embargo, lo más recomendable es seguir tu voz interior, tu esencia. Así asegurarás mayor satisfacción.

 

3.        Asume las consecuencias de tus acciones

Siempre podemos elegir las acciones que tomamos. Esto incluye una gran cuota de responsabilidad con respecto a las posibles consecuencias que pueden surgir. Es más saludable asumirlas nosotros mismos y aprender de la experiencia.

 

4.        Sé responsable

Si tienes alguna dificultad, eres tú quien debe moverse para superarla o, en todo caso, cambiar de actitud frente a la misma. Pueden ayudarte en este proceso, pero de nada servirá si el cambio no se inicia desde tu interior.

 

5.        Piensa positivamente

De toda mala experiencia podemos obtener un aprendizaje; es más, en algunas ocasiones podemos tomar las cosas con humor. De esta forma, evitaremos que la negatividad nos abrume innecesariamente y aprenderemos a tener otra actitud frente a los padecimientos.

 

6.        Cuestiona los pensamientos negativos

Es importante preguntarnos qué tan cierto es eso que estamos pensando, qué evidencia tenemos de que siempre será así, si es que estamos exagerando o no, etc. Si no realizamos esta práctica, estos pensamientos se pueden convertir en algo constante; luego, nos sentiremos abrumados y nuestras emociones también serán negativas.

 

7.        Intenta tener una visión amplia

Muchas veces nos centramos en solo un aspecto de los sucesos. Esto obstaculiza nuestra visión y nos quita posibilidades de acción.  Es bueno poder observar las cosas en todas sus dimensiones y así ampliar nuestras opciones de manejo.

 

8.        Evita prejuzgar a las personas

Crearse una idea errónea de alguien sin conocerlo(a) puede privarnos de tener una relación social que puede resultarnos muy positiva. Es mejor no adelantar juicios con respecto a los demás.

 

9.        Evita crear expectativas muy altas

A veces, cuando nuestras expectativas no se cumplen, nos puede generar mucha frustración. Hay que intentar que estas sean lo más realistas posibles.

 

10.    Procura no generalizar

En base a una experiencia negativa podemos pensar que en circunstancias similares siempre nos irá igual. Esto no es cierto y solo nos llenará de temores irracionales que pueden quitarle espontaneidad a nuestro accionar.

 

11.    Trata de encontrar los puntos medios

No es recomendable tener un pensamiento polarizado: bueno o malo, blanco o negro. Recordemos que existen puntos medios: regular, gris.  Reconocerlos puede ayudar a que nuestras reacciones o pensamientos no sean extremos y generen malestar, ya sea a nosotros mismos o a los demás.

 

12.    Evita las comparaciones

Compararnos puede crear grandes frustraciones. Es mejor que tu objetivo sea superarte a ti mismo(a) constantemente, esto aumentará tu motivación y hará que encuentres siempre nuevos retos.

 

13.    Establece prioridades

Así tendremos siempre un norte hacia dónde apuntar; además, podremos preocuparnos por los asuntos realmente importantes y no por las cosas triviales.

14.    Vive el presente

La existencia del pasado es innegable, pero es importante conocer quiénes somos el día de hoy gracias a nuestras experiencias y qué estamos haciendo en este momento para ser mejores mañana. Orientarnos permanentemente al futuro nos puede producir angustia. Si uno labora en sí mismo hoy, mañana verá los resultados. 

 

15.    No le tengas miedo al cambio

Cambiar es algo inevitable y es el motor del crecimiento humano. Intenta un cambio cuando te parezca necesario y busca la mejor manera de realizarlo. 

 

16.    Rompe la rutina de vez en cuando

La rutina puede cargarte emocionalmente y hacer que tu motivación decaiga. Date un tiempo para hacer algo nuevo y emocionante para renovar energías y elevar tu estado de ánimo.

 

17.    Busca autonomía

Procura ir asumiendo cada vez más responsabilidades por tu cuenta. Ello aumentará el sentido de compromiso con tu propia vida.

 

18.    Sé humilde

Siempre se puede aprender algo nuevo, incluso de quien menos esperas. Nunca pienses que ya no hay nada que aprender de las experiencias o contactos que vayas teniendo.

 

19.    Practica meditación

Nos ayuda a cultivar la concentración y el autoconocimiento. Asimismo, permite que nos centremos en el presente y en lo que es importante.  También refuerza la aceptación de lo que nos rodea.

 

20.    Involúcrate con tu comunidad

Ayudar a los demás produce una gran satisfacción y fortalece el sentido de trascendencia, algo que todos necesitamos.  Al ayudar a otros te ayudas a ti mismo.

 

21.    Expresa lo que sientes

Si algo te incomoda, te pone triste o de mal humor, y te genera malestar, es bueno que puedas exteriorizarlo. Guardarnos las cosas hace que nos vayamos cargando. En algún momento podríamos no aguantar más y reaccionar de manera inadecuada.

 

 

22.    Escucha música

La música es un gran regulador de los estados de ánimo y las emociones. Puede relajarte, ponerte de mejor humor o simplemente distraerte en un momento de estrés.

 

23.    Procura vivir sin arrepentimientos 

Si deseas experimentar algo y no atenta contra tu bienestar ni el de alguien más, sería bueno que lo intentes. Evita preguntarte: qué habría pasado si… ¡Arriésgate!

 

24.    Ante las dificultades respira

Haz una pausa, evita reaccionar inmediatamente. Tomar decisiones apresuradas puede traernos consecuencias negativas. Respira un rato, tómate un tiempo para evaluar tus opciones y luego toma una decisión.

 

25.    Mantén contacto con amistades y tu familia

El apoyo social es un factor protector contra diversas dificultades psicológicas. Se siente una gran sensación de bienestar cuando estamos en compañía de personas queridas.

 

26.    Realiza ejercicios de agudeza mental

Actividades como leer, los juegos de mesa, los problemas matemáticos, ayudarán a que el cerebro esté en constante “ejercicio”. Es como si lo entrenáramos. Un cerebro en “forma” tarda más en dar signos de deterioro.

 

27.    Procura dormir al menos 8 horas

El sueño es muy importante para afianzar nuevos aprendizajes; además, tiene una función reparadora frente al estrés y las emociones negativas. Dormir poco nos predispone al malhumor y afecta nuestro rendimiento diario.

 

28.    Realiza ejercicio físico regularmente

La actividad física genera sensación de bienestar. Además, es un potente distractor de las preocupaciones y el dolor. Es recomendable ejercitarse al menos tres veces por semana.

 

29.    Engríete

Date un tiempo para hacer o darte algo que te gusta. Mira una buena película, recibe masajes, sal a caminar, ve a la playa, etc. Estas acciones te distraerán de las preocupaciones y te relajarán.

 

30.    Ahorra

Una gran causa de estrés o de angustia es el tema financiero. En lo posible, trata de separar mensualmente una cantidad de dinero para ahorrar, así crearás para ti mismo mayor tranquilidad ante cualquier evento inesperado. No gastar innecesariamente también es importante.

 

31.    Da rienda suelta a tu creatividad

Cuando realizas labores creativas refuerzas tu agudeza mental.  Además, es también una buena forma de expresar tus emociones y de auto-conocerte. Asimismo, permite que tengas un espacio de amena distracción.

 

32.    La interpretación de los hechos es la que nos causa malestar

Un evento en sí mismo no tiene el poder para hacernos sentir mal o bien. Mantente siempre atento a la interpretación que le das a las cosas, ahí estará el origen de tus emociones.

 

33.    Busca ayuda cuando sea necesario

Pedir ayuda nos es motivo para avergonzarte; por el contrario, es una decisión que demuestra un gran conocimiento de ti mismo, tanto de tus capacidades como de tus limitaciones.  A veces necesitamos apoyo y lo más sano es poder reconocerlo.  Nadie es perfecto y todos necesitamos ayuda en algún momento de nuestras vidas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA FORTALECER TU SISTEMA INMUNITARIO

 

Nuestro cuerpo se encuentra preparado para defendernos de cualquier agresión externa si nuestro sistema inmune se halla en óptimas condiciones.  Si fortalecemos nuestras defensas, difícilmente algún virus, bacteria o algún otro agente patógeno podrá causarnos daño, ya que nuestro propio cuerpo se encargará de eliminarlos. Con acciones sencillas, comiendo de manera adecuada, generando pensamientos positivos y haciendo algunos cambios en nuestro entorno podemos lograrlo.  

 

Báñate con agua fría

Si te bañas con agua fría luego de despertarte, activarás la circulación, se regenerarán las células y desinflamarán los tejidos.  Báñate con agua tibia antes de acostarte para relajarte y obtener una mejor calidad de sueño.

 

Respira de la manera correcta

Respira con el diafragma manteniendo un ritmo armonioso para el funcionamiento correcto tu sistema respiratorio.

 

Usa la Tabla de Inversión Morlan 

Para cambiar la polaridad energética de tu organismo, utiliza la Tabla de Inversión de Morlan (plano Inclinado). Esta práctica equilibra los canales energéticos de tu cuerpo y ayuda a descomprimir la columna vertebral.

 

Come alimentos preferentemente crudos

Estos alimentos conservan sus propiedades nutritivas y curativas. Recuerda asegurarte de que estén frescos y siempre toma las medidas de higiene necesarias antes de ingerirlos.

 

Camina descalzo

Caminar descalzo te conecta con la energía de la Tierra y te revitaliza. Puedes, por ejemplo, caminar sobre piedras frías, sobre la nieve, sobre la arena o sobre la hierba húmeda.

 

Realiza ejercicios regularmente

Al ejercitarte ayudas a que tu organismo produzca endorfinas y las hormonas necesarias para tu bienestar físico y emocional.

 

 

Efectúa baños de hidroterapia

Estos baños son necesarios para eliminar las toxinas de tu organismo.  Realízalos por lo menos una vez a la semana.

 

Toma alimentos con gran contenido de vitamina C

Para potenciar el sistema inmune, consume limón, naranja, kiwi, aguaymanto, camu camu, etc., ya que contienen buenas cantidades de vitamina C, la cual tiene propiedades antioxidantes y anti infecciosas.

 

Recuerda ingerir regularmente ajo, kion y cebolla

Estos alimentos son antibióticos naturales y se les conoce por sus propiedades antibacterianas y antivirales.  Su consumo sirve de escudo frente a las infecciones.  Si los ingieres regularmente incrementarás las defensas de tu organismo.

 

Consume vitaminas

Especialmente las vitaminas A, B, C y E mantienen en buen estado los tejidos que recubren el interior de las células respiratorias, protegiéndote de los virus y de los agentes tóxicos del medio ambiente.

 

Toma miel de abejas

Desde la antigüedad, la miel se ha utilizado como remedio para aliviar la tos y la irritación de garganta ya que contiene sustancias que le otorgan una gran capacidad bactericida y antiséptica.

 

Consume tres raciones de fruta y dos de verduras al día

Con esta simple acción tendrás una mejor calidad de vida. Un mayor ingreso de vitaminas y minerales con capacidad antioxidante te harán más resistente a las infecciones.  Además, protegen a las células del sistema inmune de los daños provocados por los radicales libres.

 

Ingiere alimentos rojos

Alimentos como el pimiento, betarragas, fresas, cerezas, etc. Son ricos en carotenos y vitamina A.  Además, pertenecen a un grupo de más de 600 pigmentos naturales que incrementan la eficacia del sistema inmunitario.

 

Evita comidas muy elaboradas

Las comidas muy elaboradas pueden provocar una digestión lenta.  Recuerda también que jamás debes comer hasta el hartazgo porque evitará una buena digestión, lo que repercutirá en una menor absorción de nutrientes de los alimentos.

 

Evita el azúcar refinado

El azúcar acidifica nuestro cuerpo. Consume panela o estevia. Es importante saber que un medio ácido es el terreno más propicio para muchas enfermedades.

 

Toma una cantidad adecuada de líquidos

Por lo menos litro y medio diario, pero sin llegar a su consumo excesivo (potomanía). El agua ayuda a disolver las mucosidades e hidrata la mucosa respiratoria protegiéndola frente a las infecciones.

 

Trata en lo posible de mantener el colon limpio

Una manera de mantener el colon limpio es por medio del ayuno, el cual se debería realizar por lo menos una vez al mes o, de ser posible, una vez a la semana.  Recuerda que el ayuno le da descanso y tiempo a tu sistema digestivo para que se repare.  El aparato digestivo es el lugar donde se generan muchas enfermedades.

 

Evita el estrés

Actualmente, la comunidad médica y científica en general atribuye un porcentaje elevado de enfermedades al estrés.  Al evitarlo, también evitamos enfermarnos.

 

Trata de mantener un buen estado de ánimo

Evita estados emocionales negativos como la ira, el resentimiento, la culpa, etc.

 

Toma sol

La luz del sol da vida porque tiene propiedades revitalizantes.  Además, la vitamina D que nos proporciona ayuda a la fijar el calcio en los huesos.

 

Evita el uso indiscriminado de antibióticos

La palabra “antibiótico” lo expresa en si misma. Los antibióticos son anti-vida, por lo que abusar de ellos trae como consecuencia el deterioro del sistema inmunitario, la alteración de la flora intestinal normal e intoxicaciones. Los puedes usar solo en casos estrictamente necesarios y recetados por un médico competente.

 

Masajea tus pies y manos de manera regular

Este tipo de masajes es conocido con el nombre de reflexología. Mejoran la circulación sanguínea, la función inmunitaria y activa los sistemas de eliminación.

 

Separa unos 20 minutos diarios para meditar

Se conoce que la meditación activa los centros energéticos del cuerpo, ayuda a una secreción hormonal equilibrada y fortalece nuestro sistema inmunitario.

 

Evita cualquier tipo de drogas y energizantes

Aquí están incluidos el tabaco y el café. Cualquier sustancia química altera nuestro sistema endocrino e inmunitario, lo cual se traduce en una baja de defensas.

 

Toma baños de mar

Cuando nos sumergimos en el mar absorbemos a través de la piel muchos minerales importantes, entre ellos el magnesio, los que contribuyen al buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

Evita el uso de productos de limpieza tóxicos

Estos productos pueden contaminar nuestro cuerpo y generar cambios en nuestro sistema endocrino.  Existen buenos sustitutos caseros para la limpieza como el bicarbonato, el vinagre y el limón.

 

Usa ropa holgada

La ropa holgada favorece una buena circulación.  También es importante usar telas de fibras naturales para eliminar fácilmente el sudor.

 

Lávate las manos frecuentemente

En especial luego de llegar de la calle, con lo cual evitaremos la propagación de virus y bacterias.

 

Evita permanecer por largos periodos de tiempo junto a aparatos eléctricos

Todos los aparatos eléctricos pueden contaminar nuestro organismo por las radiaciones electromagnéticas que emiten.  En algunos casos incluso pueden predisponer a las neoplasias.

 

Conserva tu casa saludable

Para conservar una casa saludable debes mantenerla en un estado óptimo de higiene, libre de plagas y/o insectos.  Esto incluye tener los closets limpios, ordenados y cambiar la ropa de cama por lo menos dos veces por semana. Los baños y la cocina son lugares fundamentales para la salud, por lo cual deben estar impecablemente limpios y libres de contaminación.

 

Trata en lo posible de hacer una siesta corta

La siesta ideal debe hacerse luego del almuerzo para darle un descanso a tu organismo, ya que después de comer el cuerpo dedica toda su energía a la digestión.  Según la NASA, la siesta debe durar 26 minutos.

 

Acuéstate antes de las 10 de la noche

Estar acostado antes de las 10 de la noche es un secreto de calidad de vida y longevidad. También es muy importante dormir en ambientes agradables, limpios y bien ventilados.

 

Toma magnesio

El magnesio es un mineral fundamental que actúa a nivel celular, lo que permite el adecuado funcionamiento de los canales de absorción celulares, tanto en los procesos metabólicos de absorción de nutrientes e información celular, como en los procesos catabólicos de excreción de residuos.  Diversos estudios han demostrado que este mineral es un poderoso agente anti infeccioso, pues estimula las defensas de nuestro organismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA EDUCAR A TUS HIJOS

 

La[l3]  instrucción y la educación son conceptos diferentes.  La instrucción es un caudal de conocimientos adquiridos de tipo intelectual, mientras que la educación aspira al desarrollo no solo intelectual, sino moral y afectivo. Una persona puede ser muy instruida, pero poco educada, pues no tuvo la guía para desarrollar las virtudes espirituales que todos llevamos dentro. Sabiendo, entonces, que la tarea más importante de los seres humanos es brindar una buena educación a sus hijos, les ofrecemos algunos consejos que pueden servirles de guía en esta sagrada labor.

 

Enseña con el ejemplo

Los seres humanos tienden a repetir lo que ven desde niños, por eso es muy importante que seas consciente de tus actos, ya que estos pueden afectar el futuro de tus hijos.

 

Jamás grites

Lo único que conseguirás gritando a tus hijos es generarles confusión y quizás hasta rebeldía.  La comunicación se debe dar siempre con respeto y cariño.

 

Evita tener una actitud impositiva

Las órdenes deben darse de manera que nuestros hijos no sientan que estamos imponiendo nuestra voluntad injustamente. Lo más importante es nos amen y respeten, y una actitud impositiva puede ejercer el efecto contrario.

 

Cuando prohibimos algo, debemos explicar la razón

Explicar una negativa o una prohibición es el camino correcto para que nuestros hijos entiendan la razón de nuestra decisión.  Con esta actitud, entenderán y sentirán que los respetamos como seres humanos.

 

Ser padres y amigos

Qué importante es que nuestros hijos nos tengan respeto como padres, pero que también sientan que somos sus amigos.  Si nos tienen confianza, nos contarán sus problemas y podremos ayudarlos ante cualquier dificultad que se les presente. 

 

 

Jamás discutir con nuestra pareja delante de ellos

Los problemas que tengamos entre pareja, deberán discutirse a puerta cerrada.  Los niños jamás deben presenciar discusiones y menos aún agresiones entre los padres, ya que esta situación afecta gravemente a su salud mental.

 

Conoce a sus amigos

Es fundamental que conozcas a los amigos de tus hijos.  De esta manera, puedes sentir la seguridad de saber con quiénes comparten sus momentos libres y aficiones.  

 

Elogia y recompensa sus esfuerzos

Debes hacerles saber que lo que realmente importa son los esfuerzos para alcanzar las metas.  Aún en caso de no lograr lo que se han propuesto, el hecho de haberse esforzado y de ser responsable debe ser motivo de elogio y recompensa.  De este modo, comprenderán el verdadero significado de la responsabilidad y el esfuerzo.

 

Bríndales calidad de tiempo

Y también cantidad en la manera de lo posible. Con la vida actual, a veces resulta difícil compartir más tiempo con los hijos.  Por eso, lo más importante es que el tiempo que pases con ellos sea el momento más preciado del día.  Aprovecha esos instantes para contarles alguna anécdota de tu vida, tus sueños, etc., y anímalos a que ellos hagan lo mismo.

 

Trata a todos tus hijos de la misma manera

Lamentablemente, algunos padres tienen preferencia por alguno de sus hijos, ya sea porque es más obediente, trae mejores calificaciones que los otros o porque simplemente se lleva mejor con él.  Es un grave error. Todos los hijos deben ser tratados de igual manera, sin mostrar preferencias, ya que este comportamiento a la larga traerá malas consecuencias en la relación de ambos y en el desarrollo emocional del niño.

 

Haz que sean responsables de sus acciones

Esto implica que si cometen un error deben corregirlo.  Si dejas pasar conductas irresponsables, el más perjudicado será tu hijo, pues con el paso de los años y durante su tránsito por la vida, ello le traerá muchas dificultades.

 

 

Pon límites y explica las razones

Todo tiene un lugar y un momento.  Ser amigos de nuestros hijos no significa que olviden que somos sus padres.  Poner límites y explicar las razones es la única manera de que los hijos entiendan desde niños que hay cosas que se pueden hacer y otras no.  Además, así comprenderán también la diferencia entre lo bueno y lo malo.

 

Enséñales el valor de la verdad

Si el universo nos confió un ser humano para educarlo, uno de los valores más importantes que podemos inculcarle es el de la verdad.  Es necesario que los hijos sepan que siempre deben decir y vivir en la verdad. Esto significa que no se debe engañar a nadie ni siquiera un poquito, porque las consecuencias siempre son funestas.

 

Enséñales el respeto por el prójimo

Uno de los valores más importantes es inculcarles el respeto por los demás.  Esta actitud positiva será de gran ayuda en sus vidas, pues al practicarla encontrarán recíprocamente el afecto y la ayuda de las personas que tengan contacto con ellos.

 

Incúlcales el amor por la naturaleza

Esta acción la puedes realizar en cualquier momento que estés con ellos.  Al dar un paseo explícales que los animales, las plantas y todos los elementos de la naturaleza son regalos de Dios y por eso debemos respetarlos y amarlos.  Además, con este conocimiento entenderán que todos estamos unidos y compartimos el derecho de estar en nuestro planeta.

 

Enséñales a ser solidarios

La solidaridad es una virtud que hace especial a los seres que la practican.  Explícales las maneras de ser solidario con los seres humanos, con los animales y las plantas, y también nacerá en su corazón la virtud de la compasión.

 

Bríndales pautas para resolver sus problemas

Explícales a tus hijos que por tener más experiencia de vida, puedes ayudarlos a resolver sus problemas o dudas.  Dales las pautas para que jamás se dejen influenciar por otras personas y manifiéstales que siempre deben ser ellos los que elijan sus propias decisiones.

 

Explícales cómo nutrirse para que sean saludables

Es muy importante que tus hijos sepan cuáles son los alimentos más apropiados para tener una buena salud. La mejor manera de lograrlo es explicándoles las propiedades de los alimentos nutritivos y también diciéndoles cuáles son las comidas que pueden enfermarlos o que no aportan a su nutrición.

 

La importancia de la puntualidad

Debes explicar a tus hijos que todo tiene un momento y una hora adecuada.  Bajo esta premisa, ellos entenderán la importancia de ser puntuales tanto en sus horarios de estudio, de aseo, de alimentación, etc.

 

Motívalos para alcanzar sus sueños

Hazles saber que pueden alcanzar todas las metas que se propongan.  No es necesario que tus hijos tengan una profesión específica para ser felices.  Lo importante es que ellos mismos elijan lo que desean hacer para que se desarrollen con felicidad y seguridad en la vida.

 

Da respuestas a sus interrogantes

Es necesario responder siempre a sus interrogantes, por muy complicado que sea el tema.  Siéntete libre de expresar, con palabras apropiadas y respeto, cualquier tema que les interese.  Deja atrás los tabúes y la vergüenza si se trata de temas delicados como la sexualidad, etc.  Siempre será mejor que tú aclares sus dudas en lugar de que lo hagan otras personas adultas o sus propios amigos, los cuales pueden llegar a confundirlos.

 

Fórmales una personalidad independiente

Durante toda la etapa de formación de su personalidad, es necesario que fomentes su independencia.  Desde pequeños les puedes asignar tareas para que las realicen sin ayuda.  Solo en el caso de que finalmente no logren hacerlo, puedes darles una pequeña ayuda, pero jamás hagas lo que ellos pueden hacer por sí mismos.

 

La importancia de la higiene

Existen etapas en la vida de los niños en que se resisten a bañarse, lavarse los dientes, etc.  Debes explicarles que el aseo es una acción muy importante que muestra respeto por ellos mismos y por los demás.

 

Jamás los amenaces

Lo único que lograrán las amenazas es que se despierte un espíritu de rebeldía o que te obedezcan por miedo.  Esta última opción no es la más indicada, pues los hijos deben respetarnos pero nunca temernos.

 

Ayúdalos a liberarse de sus miedos

Enséñales que el miedo paraliza y que esta situación generará que no puedan realizar lo que desean hacer.  Ellos lo entenderán perfectamente, y con tu ayuda y entendimiento, poco a poco, se liberarán de cualquier tipo de miedo que puedan tener.

 

Fomenta la fe en ellos mismos

Hazles saber a tus hijos que confías en ellos y que también ellos deben confiar en sí mismos.  Repíteselo constantemente para que esta afirmación quede grabada en el inconsciente.  Más adelante, verás los frutos al observar que son personas que se quieren y tienen confianza en sí mismos.

 

Diles que pueden contar contigo de manera             incondicional

Todo hijo debe saber que sus padres están siempre allí para apoyarlos en cualquier circunstancia, aunque sea algo grave.  Hazles saber que con comunicación, amor y decisión, todo problema, por difícil que sea, puede solucionarse.

 

Que sepan que los amas sin condiciones

Sabemos que todos los padres (salvo los que tienen problemas emocionales) aman incondicionalmente a sus hijos, pero es necesario que se lo repitas muchas veces para que se sientan seguros desde temprana edad.  Esta sensación los acompañará en su vida adulta y hará de ellos seres equilibrados y seguros de sí mismos.

 

Fomenta los buenos hábitos

Un poeta inglés dijo: “Primero hacemos nuestros hábitos, y luego los hábitos nos hacen a nosotros”.  Por eso es tan importante que desde pequeños sepan distinguir con tu ayuda los buenos hábitos de los malos.  Esto marcará la diferencia en su calidad de vida futura.

 

Promueve su creatividad

Cada niño que llega al mundo tiene un don especial.  Ayuda a tus hijos a descubrirlo y fomenta su creatividad proporcionándole las herramientas necesarias para que desarrollen sus dones.

 

 

Explícales que nadie puede tocarlos ni maltratarlos

Es importantísimo que tus hijos lo sepan desde pequeños, porque en algún momento ellos deberán ser capaces de defenderse por sí mismos o por lo menos evitar un momento desagradable, pidiéndote ayuda a ti o algún adulto de confianza que esté cerca de él.

 

Enséñales a compartir

Esta es una parte muy importante de la educación.  Compartir en todos los sentidos los convertirá en personas amigables que saben laborar en grupo y ayudan sin necesidad de que se lo pidan.  De esta manera, las personas que los rodean siempre se sentirán agradecidas de compartir su vida con ellos.

 

Permíteles ser lo que quieren ser para que sean felices

Finalmente, lo más importante para los padres es que sus hijos sean felices.  No existe una receta precisa para ser felices, pero un ingrediente muy importante es dejar “ser” a las personas. Esto quiere decir que el único que sabrá la manera de ser feliz (por supuesto sin dañar a otras personas) es la persona misma.  Por eso, es tarea de los padres apoyar las decisiones de sus hijos y ayudarlos de la mejor manera a desarrollar sus sueños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA MANTENER TU CEREBRO ACTIVO Y JOVEN

 

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo y se encarga de ejecutar una infinidad de procesos indispensables para la vida. Su desarrollo a lo largo de millones de años de evolución ha hecho que los seres humanos sean capaces de grandes hazañas y descubrimientos. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que a partir de los 30 años empiezan a deteriorarse algunas funciones. ¿Qué podemos hacer al respecto? Hay varias acciones que podemos realizar para que este proceso sea más lento y así mantener un adecuado funcionamiento cerebral. 

 

Rompe la rutina

Realizar siempre las mismas cosas de la misma manera hace que el cerebro se acostumbre a ese estilo de funcionamiento y deje de laborar activamente. Es importante poder darse un espacio para imaginar las cosas cotidianas de formas distintas. Por ejemplo, cambiar la ruta de regreso a casa o dibujar con la mano izquierda (o derecha, según corresponda).

 

Duerme bien

El tiempo recomendado para dormir es de entre 7 y 8 horas. Un sueño reparador permitirá a tu cerebro borrar los datos innecesarios y afianzar nuevos aprendizajes o temas de interés.

 

Aprende cosas nuevas

Cuando aprendemos cosas nuevas el cerebro crea redes neuronales, lo que asegura el constante movimiento de la actividad cerebral y estimula el funcionamiento cognitivo.

 

Haz ejercicio

El deporte es una herramienta eficaz contra el estrés tóxico (muy perjudicial para el funcionamiento cerebral). Se ha comprobado que la actividad física es un importante aliado para retrasar el deterioro cognitivo natural que se va dando con el paso del tiempo, ya que alienta la producción de sustancias que mejoran la plasticidad cerebral (capacidad de adaptarse a los cambios).

 

Viaja

Cambiar de ambiente genera situaciones novedosas que despiertan emociones y ayudan a aliviar el estrés cotidiano, lo que resulta muy beneficioso para el cerebro.

 

Cultiva buenas relaciones interpersonales

Estar rodeado de otras personas contribuye en gran medida a la buena salud mental. La comunicación y el intercambio afectivo provocan estímulos que favorecen el funcionamiento de nuestro cerebro. La compañía también es un importante apoyo emocional para enfrentar el estrés.

 

Adáptate a los cambios

En un mundo tan cambiante como el nuestro, es importante encontrar estrategias para seguir el ritmo. No hacerlo podría ocasionar estrés tóxico, el cual es muy dañino para el funcionamiento cerebral.

 

Evitar el “apagón emocional”

Es bueno buscar actividades que despierten emociones positivas y nos llenen de fuerza para seguir con el día a día. Un cerebro sin estímulos corre el riesgo de degenerarse con mayor velocidad.

 

Practica el agradecimiento

Ser agradecidos mejora las relaciones interpersonales y fortalece los vínculos. 

 

Evita el consumo excesivo de azúcar

Las células del cerebro necesitan una importante cantidad de glucosa como combustible. Sin embargo, recuerda que cualquier exceso es malo.

 

Lleva una dieta rica en nutrientes

La deficiencia devitaminas disminuye las habilidades de la memoria. Consume alimentos ricos en complejo B, que mejoran la concentración y la retención de información. Puedes encontrarlo en fresas, zarzamoras, moras, frambuesas, granos enteros, frutas, verduras, frejoles, nueces, semillas y productos que contengan ácidos grasos omega 3.

 

Toca algún instrumento musical

Es un gran ejercicio de concentración y coordinación. Es de mucha importancia ejercitar estas habilidades para mantener una actividad cerebral sana.

 

 

Practica juegos de estrategia

Juegos como el ajedrez o los naipes mantienen al cerebro muy ocupado, pues estimulan actividades como la concentración, el pensamiento, la planificación y la resolución de problemas.

 

Comprométete con proyectos como cultivar un huerto o mantener un jardín

Te permitirá desarrollar estrategias de planificación y despertará emociones positivas una vez que logres tu objetivo.

 

Haz tus compras semanales sin mirar la lista y luego comprueba si te has olvidado de algo

Este es un ejercicio práctico para ejercitar la memoria.

 

Lee habitualmente

Esta actividad es muy práctica para mantener al cerebro activo. Estimula la concentración, el pensamiento y la imaginación. Es un factor de protección frente al deterioro cognitivo.

 

Practica videojuegos

Son de gran ayuda para el desarrollo de las funciones cognitivas. Siempre que puedas, date un tiempo para jugar con los más jóvenes; aparte de pasar un buen rato, ejercitarás tu mente.

 

Toma té verde y café

Estudios recientes demuestran que consumir estas infusiones reduce entre 20 y 30 por ciento el riesgo de deterioro cognitivo y hemorragias cerebrales. Ojo, ten en cuenta que todo exceso es negativo.

 

Medita o practica yoga

Estas actividades nos ayudan a experimentar paz interior y a liberar el estrés.

 

Libérate de las deudas

Tener deudas es un factor de estrés importante que predispone al envejecimiento cerebral acelerado.

 

Olvida las quejas diarias

Desecha las emociones y sentimientos negativos, es mejor perdonar, olvidar y seguir adelante. El resentimiento es un desperdicio de energía que produce tensión y genera un deterioro general de la salud, incluyendo la del cerebro.

 

Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas

Enfocarnos siempre en metas excesivamente altas es un factor desencadenante de estrés, por eso es mejor aprender a disfrutar los pequeños placeres de la vida.  

 

Protege tu cabeza

Las lesiones moderadas o graves en la cabeza a temprana edad incrementan el riesgo del deterioro cognitivo. 

 

Verifica tu colesterol

Los altos niveles de colesterol (malo) aumentan el riesgo de demencia.

 

Cuida tu presión arterial

En adultos mayores, este puede ser un factor que aumenta la predisposición al deterioro cognitivo.

 

Memoriza fechas importantes y números telefónicos

Memoriza un pequeño grupo de números telefónicos o fechas de cumpleaños que sean importantes para ti. Tu memoria te lo agradecerá.

 

Ingiere alimentos y/o suplementos de ácidos grasos esenciales y Omega 3

Ambos mejoran la memoria. 

 

Come chocolate

Obviamente, siempre con moderación y los que tengan mayor concentración de cacao (chocolate amargo o bitter). El chocolate es un gran antioxidante, contiene potasio, magnesio y vitaminas del grupo B.

 

Incluye nueces en tu alimentación

Los médicos las recomiendan para controlar el nivel de colesterol y potenciar nuestras capacidades cerebrales. 

 

No fumes

Es muy peligroso para el cerebro. Puede provocar pequeños infartos cerebrales que afectan la memoria. 

 

 

Escucha música

Se ha comprobado que escuchar música eleva la actividad cognitiva y la concentración.

 

Modera el consumo de alcohol

El exceso de esta sustancia produce daño cerebral, lo que repercutirá directamente en nuestro funcionamiento cognitivo.

 

Ríete a menudo

La risa implica la activación de múltiples regiones del cerebro. No solo estarás de buen humor, también le harás un favor a tu mente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA VIVIR EN ARMONÍA CON LA TECNOLOGÍA

 

Actualmente tenemos a nuestra disposición una amplia gama de adelantos tecnológicos como los teléfonos inteligentes o Smartphones, computadoras, televisión inteligente o Smart TV y consolas de videojuegos que se han convertido en herramientas que nos ayudan en diversas actividades incluyendo la diversión, pero también es cierto que el mal uso de estas tecnologías tienen consecuencias dañinas. Por esta razón, es necesario aprender a vivir en armonía con los adelantos tecnológicos.

 

Evita el uso excesivo de aparatos electrónicos 

Es importante moderar el uso de celulares y computadoras para una mejor distribución de nuestro tiempo. 

 

Presta atención a las consecuencias

El uso exagerado del celular puede provocar ansiedad, por lo que es recomendable no utilizarlo en lugares laborales o de estudio mientras no sea necesario. 

 

Diferencia la comunicación instantánea y el diálogo íntimo 

Conversar por WhatsApp, Facebook u otros medios no se compara con una interacción real entre las personas.

 

Cuidado con las luces ultravioleta (UV) de las pantallas de las computadoras

Evita aproximarte demasiado a la pantalla del ordenador y limita el tiempo que pasas en ella a lo estrictamente necesario. 

 

Usa anteojos antireflex

Si no puedes evitar pasar muchas horas en el ordenador ,ya sea por estudios o por tus labores, es importante que uses anteojos antireflex para evitar el daño a los ojos. 

 

Ilumina adecuadamente tu espacio

La lectura a oscuras causa severos perjuicios para los ojos y un considerable agotamiento corporal. 

 

Aprende a utilizar correctamente la computadora

Es necesario que sepas cómo realizar una búsqueda rápida de información para evitar pérdidas de tiempo innecesarias durante los momentos que usas la tecnología para el estudio y las tareas laborales. 

 

Descarga libros virtuales

Ante la imposibilidad de adquirir libros físicos, Internet ofrece diversas posibilidades para descargar lecturas y realizar investigaciones con un amplio espectro de fuentes. 

 

Evita abrir demasiadas ventanas en Google

Para ser específico y conciso en los aspectos profesionales y personales, es importante que enfoques tu atención en una sola pieza de información a la vez. Aprende a priorizar con la tecnología. 

 

Videos

Los videos que puedes descargar de la web podrían quitarte tiempo sustancial para realizar otra actividad de mayor importancia. 

 

Aplicaciones en los celulares

Es preferible no descargar demasiadas aplicaciones. Los celulares son herramientas y no es recomendable que todo aspecto de nuestra vida esté en nuestros bolsillos. 

 

Reconoce la información legítima que ofrece cada página

Existen incontables sitios en la web que presentan textos únicamente redactados a partir de opiniones y perspectivas que carecen de base o rigor científico. Estos sitios nos brindan nociones, más no son útiles para citas o para incluir esa información en una investigación laboral o académica. 

 

Cuida tus dedos

Utiliza el mouse móvil para evitar futuros dolores en los dedos de las manos. Los mouse táctiles provocan daños a los dedos y con el tiempo pueden atrofiar su movimiento. 

 

Evade la ansiedad de recibir respuestas virtuales inmediatas

El avance extraordinario de la tecnología nos brinda la posibilidad de comunicarnos al mismo tiempo aunque estemos separados por cientos de kilómetros de distancia. Ello, sin embargo, ha traído consigo la espera de la respuesta inmediata, que nos puede generar ansiedad si esta no llega. 

 

Evita el uso excesivo de las redes sociales

Las redes sociales causan en muchas personas ansiedad por ser aceptados.  Si te das cuenta de que al entrar a las redes te sientes ansioso o deprimido por no recibir las respuestas que esperabas, te aconsejamos que dejes de utilizarlas por algún tiempo en favor de tu salud mental.  Empieza a utilizarlas nuevamente solo cuando te sientas preparado emocionalmente para hacerlo.

 

 

Cuidado con abstraerte del mundo real 

Cuando se ingresa al mundo virtual, corremos el riesgo de abstraernos del mundo real. Por esa razón, es necesario mantener el equilibrio entre la tecnología y la vida exterior.  Esto puede funcionar si realizas algunas actividades de forma rudimentaria. Leer libros de papel y no virtuales, conversar en persona e investigar en lugares públicos como una biblioteca, son actividades que pueden proveer un balance importante. 

 

 

Utiliza el celular solo el tiempo necesario

Si utilizas el celular para conversar demasiado, los dedos también pueden sufrir las consecuencias de tipear en teclas táctiles tan diminutas. 

 

Apaga los dispositivos mientras no los uses

No olvides mantener apagado cualquier tipo de dispositivo tecnológico mientras no lo utilizas. Además de consumir electricidad, nos mantiene pendientes y nos quita la concentración necesaria que requerimos para el presente. 

 

Equilibrio

El equilibrio entre la tecnología y la vida exterior puede funcionar si realizas algunas actividades de forma rudimentaria. Leer libros de papel y no virtuales, conversar en persona e investigar en lugares públicos como una biblioteca, son actividades que pueden proveer un balance importante. 

 

Elige lo que realmente necesitas

Es sustancial diferenciar entre los aparatos tecnológicos que necesitas de aquellos que consumes por costumbre o manía. El mercado internacional lanza nuevos productos que no reportan grandes beneficios y existen únicamente para ser comercializados a altos precios. 

 

Aire acondicionado

En el caso de los automóviles, deberías regular las nuevas aplicaciones del aire acondicionado. La mayoría de los autos modernos favorecen el uso excesivo del aire acondicionado y esto puede causar problemas respiratorios y fuertes dolores de cabeza. 

 

Consolas de juegos

El uso de las consolas de juegos y sus nuevas incorporaciones y modelos deben ser controlados por los padres. Si un niño o niña está expuesto a una rutina constante de juego, puede desarrollar problemas emocionales y perceptivos durante su vida adolescente. 

 

Reconoce el uso real de los dispositivos electrónicos

Aceptemos que gran parte del propósito de la tecnología actual es entretener y facilitar una actividad. Recuerda que son herramientas que nos pueden entretener y facilitar algunas tareas, pero no debemos priorizar demasiado su uso.

 

Beneficios de la tecnología

Si bien la tecnología tiene inconvenientes, ellos se deben generalmente al mal uso que hacemos de ella; pero es importante reconocer que uno de sus grandes aportes ha sido en el sector de los medios de comunicación. 

 

Evitar utilizar en exceso el Internet

Internet nos ha aproximado a los demás y ha creado una gran red de conexión entre las personas. Recordemos que es un buen propósito, pero recomendamos no abusar de su uso.

 

Jamás olvides tus capacidades

Internet no puede redactar e investigar por nosotros. Es importante no copiar información, sino más bien asimilarla y desarrollar esa tarea que en la actualidad parece tan difícil: pensar y reflexionar.

 

Evita el uso excesivo de las redes sociales

Si te das cuenta de que las redes sociales te causan obsesión y daño emocional, deja de utilizarlas por un tiempo en favor de tu salud. 

 

Cultiva la paciencia

El mundo de la tecnología resuelve muchos conflictos de manera rápida y fácil. Pero recordemos que existen muchas situaciones y tareas que toman tiempo. 

 

La tecnología como apoyo educativo

La tecnología puede utilizarse como apoyo educativo, pues facilita  el acceso a fuentes de información. 

 

Cuidado con el abuso de los juegos de computadora

Algunos juegos de computadora ofrecen posibilidades diversas para desarrollar facultades motrices, pero si nos excedemos podrían causarnos malestar. Identifiquemos la diferencia. 

 

Prioriza tu tiempo en la web

Si necesitas información para realizar una investigación, entonces no pierdas el tiempo en sitios de entretenimiento innecesario. 

 

La web puede ofrecer una gran oportunidad de expresión

Se pueden comunicar ideas a través de blogs, formar páginas de opinión y crear causas sociales o de salud que necesitan de afiliados y ayuda para seguir existiendo. 

 

Atención padres

Es importante que los padres estén atentos a los efectos que las redes sociales tienen en sus hijos. Muchos jóvenes son víctimas de abuso e insultos en el medio virtual. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA CUIDAR TU CORAZÓN

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 17 millones de personas mueren por enfermedades cardiovasculares cada año, por lo cual es necesario tener conocimiento de cómo cuidar nuestro corazón.

 

Ingiere aceite Omega 3

El aceite Omega 3 colabora en el control de los triglicéridos y la hipertensión, lo que ayuda al corazón a funcionar con mayor facilidad. Una buena fuente de omegas son los aceites vegetales como los de linaza, sacha inchi, oliva, ajonjolí y los frutos secos.

 

Realiza ejercicios en la mañana

Especialmente ejercicios cardiovasculares que son los que implican marchas constantes, o correr. Si eres prin­cipiante comienza caminando unos 20 minutos a paso firme y constante, pero antes de empezar es aconsejable realizar un calentamiento previo. 

 

Ingiere comida colorida

Los alimentos antioxidantes son de origen vegetal. Los colores que la naturaleza le ha asignado a cada grupo de alimentos nos brindan antioxidantes que protegen al corazón y bajan la presión arterial. Comer cinco frutas o vegetales por día puede disminuir en más de un 30 por ciento los riesgos de un ataque cardíaco.

 

Ingiere menos carne y come más algas

Las algas protegen tu corazón. Japón es el país que consume más algas en el mundo y por ello es el pueblo más longevo. Las algas marinas resultan una de las mejores opciones para la salud de nuestro cuerpo y corazón porque mejoran la disponibilidad de nu­trientes, el metabolismo lipídico y el con­trol de la presión arterial. Entre los tipos de algas más utilizados en la cocina están el nori, el wakame, el agar-agar y el kombu; sin embargo, es la espirulina la que se lleva el premio, pues entre sus propiedades está reforzar las paredes del corazón y bajar el nivel de la grasa en la sangre, fortaleciendo el sistema vascular.  También las puedes encontrar en forma de cápsulas.

 

 

Ingiere magnesio a diario

Varios estudios recientes demuestran que aumentar la ingesta de magnesio en la dieta diaria mejora la salud cardiovascular al fortalecer los músculos cardíacos y equilibrar los procesos de asimilación de grasa en el organismo.

 

Sonríe siempre

Manejar lo enojos positivamente y sin alterarse evita los sobresaltos cardíacos. Está demostrado que personas de carácter muy emotivo o colérico tienen mayor incidencia de problemas cardíacos que las personas con mejor humor. Por ello, una sonrisa alegra el corazón y lo cuida. 

 

Come verde

Los vegetales, además de propor­cionar vitaminas, minerales y fitonutrientes, también ayudan a la salud digestiva por su contenido de fibra, lo que luego favorece a evacuar los desechos corporales, entre ellos las grasas aloja­das en la pared intestinal. La dieta verde ayuda a mantener equilibrados los nive­les de colesterol y triglicéridos y mantie­ne las arterias elásticas evitando la ateroesclerosis. 

 

Hazte un chequeo médico anualmente

Conforme aumentamos en edad y peso, y más aún si tenemos un estilo de vida sedentario, someternos a un chequeo médico al menos una vez al año es muy importante. Lo normal es que el médico tome tu peso y tus medidas, te haga análisis de sangre para ver tus niveles de triglicéridos y colesterol, y de ser necesario un estudio más especiali­zado, te tomará una prueba de esfuerzo para conocer el estado de salud de tu corazón.

 

Usa las escaleras

Usar las escaleras es una inversión para la salud, en especial para la salud cardía­ca. Comprobarás que si subes frecuentemente una cantidad determinada de pisos, cada vez te agitarás menos. 

 

Aprende a comer

De nada sirve decidir comer sano, más vegetales y ensaladas si usas como aliño una gran cucharada de mayonesa. Existen otras opciones de aliños que se pueden hacer: los hay con maracuyá, vinagre balsámico, orégano, romero o sim­plemente usando sal y limón. Recuerda que no todo lo que dice “Light” significa que es bueno.

 

Levanta pesas

Los entrenamientos de fortalecimiento o ejercicios anaeróbicos aumentan la fuerza en los músculos y la resistencia en general, mejora el funcionamiento del corazón y reduce el riesgo de enfermedades coronarias. Deben realizarse de dos a tres veces por semana para obtener mejores resul­tados. Hazlos en forma gradual y de la mano de un entrenador personal.

 

Aprende a escoger tus alimentos

Los alimentos envasados, en especial los que venden en los supermercados, tie­nen en sus etiquetas la información calórica y el contenido de grasas.  Acostúmbrate a leer esta información para que decidas correc­tamente qué comer. Restringe los embu­tidos, lo mismo que los jugos envasados y bebidas gasificadas con colorantes y saborizantes, ya que suelen tener altos contenidos de calorías y azúcares que son contraproducentes para la salud de tu cuerpo y en especial de tu corazón.

 

Disfruta de las frutas

Jamás reemplaces comer frutas por tomar jugos, ya que al prepararlos se pierde la fibra y ciertos niveles de vitaminas que contienen estos alimentos, sobre todo si se trata de extractos o colados. Si prefieres los jugos, agrégales una cucharada de harina de linaza para ayudar a tu organismo a controlar los tri­glicéridos e intercálalos con la ingesta de fruta entera. 

 

Consérvate en forma

Una buena condición física es esencial para mantener un corazón saludable, pero recuerda que debe ir acompañado de una dieta saludable. ¿Estás demasiado ocupado para ejercitarte? Se ha demostrado que sesiones cortas (de 15 minutos cada una) pueden disminuir los riesgos de un ataque al corazón en el mismo grado que los entrena­mientos que demandan más tiempo.

 

Perdona

Si estás molesto por una pelea con tu pareja, por ejemplo, asegúrate de resolver el problema, y si ya lo hiciste, no vuelvas a tratar el tema en conversaciones futuras.  No te hagas daño, perdona. En un estudio realizado con recién casados, se encontró que las parejas que usaban palabras negativas para describir su matrimonio tenían un aumento significativo en las hormonas que causan el estrés, lo que a través del tiempo puede causar enfermedades car­díacas. Lo mismo sucede con cualquier tipo de relaciones interpersonales.

 

Prémiate

Sal de la rutina. Si no tienes tiempo durante la semana, por lo menos sal de la rutina los fines de semana. La rutina diaria pue­de hacerle daño a tu corazón. Acude al teatro, al cine, o visita el campo. Cuando una persona se estresa, su presión arterial sube y aumentan los riesgos de un ata­que al corazón. Toma todo con calma y haz cambios en tu vida. Baja el ritmo en tus labores diarias y dedica más tiempo a ti y a tu familia.

 

Disfruta de un masaje relajante

Los masajes no solo nos relajan, también reducen el ritmo cardíaco, bajan la presión arterial y mejoran la cir­culación. Una buena manera de alejarnos del estrés es disfrutando de un buen masaje.  La hormona del estrés llamada cortisol puede causar que los niveles hormona­les bajen, lo que podría poner en riesgo, tanto a las mujeres como a los hombres, de padecer enferme­dades cardíacas aun antes de la etapa del climaterio y la menopausia.

 

No fumes

Fumar es la principal causa de cáncer del pulmón y un gran factor de riesgo en las enfermeda­des coronarias. De acuerdo a la Asocia­ción Americana de Salud, el 50 por ciento de los ataques al corazón en las personas de edad avanzada tienen que ver con este pernicioso hábito. Al fumar aumentan las trazas de radica­les libres, que debilitan el sistema inmu­ne y las paredes arteriales, y provocan problemas cardíacos. 

 

Toma menos café

Si bebes cuatro o más tazas de café al día, podrías elevar tu presión arterial y aumentar la producción de cortisol. A largo plazo, podría presentarse un problema cardíaco. Por ello, sería conveniente que las personas con alto riesgo de sufrir enfermedades car­díacas reduzcan su consumo. 

 

Ingiere menos harina y azúcar

Los carbohidratos, especialmente las harinas y los azúcares, tienen un componente adictivo sobre las personas. Muchos se sienten satisfechos y alegres después de comerlos, pero esta es una sensación falsa, pues el cuerpo produce más insulina, un factor de riesgo para la enferme­dad cardíaca.

 

 

Consume más antioxidantes

Nuestro organismo está expuesto constantemente a los radicales libres, que con­tribuyen a la oxidación celular y en especial a la disminución de la calidad defensiva del sistema inmunitario. Los principales antioxidantes se encuentran en los alimentos vegetales, sobre todo en los que contienen vita­minas A, C, E, y minerales como manganeso, cobre, magnesio, zinc y selenio.

 

Ingiere alimentos que tengan vitamina C

La vitamina C es un poderoso antioxidante que se deshace de las partículas dañadas cono­cidas como ‘‘radicales libres”, las cuales han sido relacionadas a algunas enfermeda­des del corazón. Esta vitamina también ayuda en los procesos del colesterol en el cuerpo. La vitamina C la podemos consumir de las frutas.  El Perú cuenta con una de las más ricas fuentes de esta vitamina en el camu-camu, fruta de origen selvático, lo mis­mo en el saúco, y por supuesto en nues­tra variedad de naranjas, mandarinas, limas y limones.

 

Practica el Tai Chi 

El Tai Chi es una disciplina es­pecial que nos ayuda a mejorar la salud en general. Entre[l4]  sus efectos positivos destaca la reducción de la pre­sión arterial y la frecuencia cardíaca. Es un importante método anti estrés. 

 

Reduce las calorías

El exceso de calorías, sea cual sea su procedencia, se convierte en grasa que se va acumulando en nuestro organismo. Y si la actividad física es mínima, el metabolismo se vuelve lento y se tiende a engordar, lo que se traduce en ateroesclerosis e hipertensión. Aléjate de la comida chatarra y no fomentes este hábito de consu­mo en tus hijos, disminuye el consumo de carbohidratos y elige los denomi­nados integrales que además aporta­rán fibra. Busca las opciones más sanas, no te arrepentirás.

 

Reúnete con tus amigos

Las personas que tienen poco contacto con sus ami­gos y familia tienen 2 o 3 veces más probabi­lidades de sufrir problemas de corazón que quienes mantienen una vida más acompañada. Por ello socializa y participa en grupos que compartan tus mismos intereses. 

 

Practica el arte de dormir la siesta

Luego de almorzar, muchas personas sienten somnolencia, pues el cuer­po destina toda su energía al proceso digestivo. No evitar el sueño y realizar una corta siesta de 15 a 20 minutos aumentará nuestra atención y productividad. La siesta contribuye considerablemente a disminuir el estrés y el riesgo a sufrir en­fermedades cardíacas.

 

Realiza la respiración Yoga

El yoga es una forma de meditación que, unida a una manera especial de respirar, te ayudará a equilibrar la energía y fomentará estados de tranquilidad y unión con el medio ambiente. Además de ayudar con la elasticidad del cuerpo y aprender algunas técnicas de respiración y re­lación, algunos especialistas su­gieren que este tipo de ejercicios son buenos para revertir los síntomas de una enfermedad del corazón.

 

Practica natación

Es considerado el ejercicio más completo.  Además de mejorar la capacidad pulmonar y motora, forma parte de los ejercicios isotónicos o dinámicos recomendados para los enfermos del corazón, debido a que en su ejecución se mueven grandes masas de músculos de todo el cuerpo.

 

Consume cereales integrales

Los cereales y las harinas integra­les ayudan a disminuir los porcentajes de colesterol malo en el cuerpo y son una gran fuente de fibra dieté­tica, de almidón resistente y de oligosacáridos (una cadena corta de moléculas de azúcar), que ayudan a disminuir el nivel de colesterol en la sangre; además, contienen ácidos grasos no saturados, que se asocian con una reducción del colesterol LDL.

 

Toma té verde

Contiene elementos poderosos que reducen el riesgo de enfermedades al corazón porque combaten los “radicales libres”. Un estu­dio realizado por investigadores griegos concluyó que tomar algunas tazas de té verde al día ayuda a prevenir enfermeda­des cardíacas. La investigación demos­tró que el té verde mejora la circulación sanguínea y la capacidad de las arterias para relajarse, lo que resulta positivo para el corazón. 

 

Adopta una mascota

Está comprobado que tener una mascota a nuestro lado puede ayudarnos a liberar tensiones, además del amor incondicional que nos regalan. En un estudio[l5] , un grupo de científicos le pidieron a cien parejas casadas que hablaran sobre una pelea reciente entre ellos, y descubrieron que la presión arterial de los que tenían mascotas era menor que los que no tenían animalitos en su casa.

 

Realiza la meditación del corazón

Es una técnica de medita­ción que te lleva a la tranqui­lidad.  Esta meditación implica utilizar el chakra del corazón para percibir un sentimiento similar al de una persona enamorada.  Aunque lleve tiempo, con constancia y de­dicación conseguirás amar a todos, estar en tu centro, en paz, en equilibrio y ar­monía permanentes. Dedicar un tiempo a interiorizarse, alejando de la mente los problemas, ayuda a mejorar la salud cardiovascular porque elimina el estrés.

 

Consume frutos secos

Todos los frutos secos tienen cualidades que protegen el corazón, pero las nueces son las mejores, e ingerir tres al día es suficiente. Es cierto que tienen mucha grasa, pero del tipo no saturado que puede ayu­dar a disminuir el colesterol: el ácido graso Omega-3 vege­tal que además mejora la elasti­cidad vascular. Una dieta de al menos 30 gramos de frutos secos al día puede aumentar en un 3 por ciento el colesterol bueno, bajar el colesterol malo en un 3,8 por ciento y mejorar la dilatación de las arterias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA TU DESARROLLO ESPIRITUAL


En el Bhagavad Gita, antiguo libro sagrado hinduista, está escrito: “Nacemos en un mundo de naturaleza; nuestro segundo nacimiento es en un mundo de espíritu”.  A menudo consideramos el mundo espiritual como algo separado o diferente de nuestro mundo físico.  Es importante ver lo espiritual como parte de lo físico y no separar estas dos dimensiones de nuestra realidad, ya que juntos forman un todo.  Santa Teresa de Ávila afirmó: “El espíritu es la vida de Dios dentro de nosotros”.  La práctica espiritual es una manera de hacer que nuestra vida funcione a un nivel más elevado y nos guía hacia la solución de todos nuestros problemas.

 

Resuelve tus conflictos psicológicos y emocionales

Es muy importante que antes de comprometerte a laborar en tu desarrollo espiritual, resuelvas cualquier conflicto psicológico o emocional que pudieras tener, pues si tu mente aún se encuentra inestable, podrías entrar en un estado de confusión, lo cual obstaculizaría tu acceso al pleno despertar de tu conciencia.

 

Sé consciente de lo que permites ingresar a tu cuerpo y a tu mente

Es necesario que mantengas el cuerpo y la mente con la energía más ligera posible, ya que esto te ayudará a experimentar tu espiritualidad.  Sé cuidadoso con lo que entra a tu cuerpo en forma de comidas o bebidas. Lo mismo con tu mente, es decir, trata en lo posible de evitar pensamientos negativos y deja ingresar solo información que te ayude a elevar tu nivel de conciencia y energía.

 

Libérate de la necesidad de tener la razón y de ganar

Más importante que tener la razón es tener paz.  Si te encuentras discutiendo por algún asunto, libérate de la necesidad de tener la razón.  Cada quien tiene su propia versión[l6] , y discutir solo te generará malestar y desunión.

 

Aquieta tu mente

Busca un momento en el día para aquietar tus pensamientos y tratar de fundirte con el amor divino.  Reconéctate con tu yo superior, que es uno con Dios; recuerda que aunque está dentro de todos nosotros, a veces no tenemos conciencia del mismo.

 

Perdónate a ti mismo y a los demás

Para iniciar cualquier tarea espiritual, es muy importante sentirte digno, vale decir, es necesario que perdones tus faltas, corrijas los errores del pasado y trates de empezar una nueva vida. Además, tan importante como perdonarte es perdonar a los demás, así dejarás de sentirte una víctima de las circunstancias de la vida y estarás otorgando el más valioso regalo espiritual a quien te ofendió o te hizo daño.

 

Entrégate a Dios

Esta es una de las prácticas más importantes.  Cuando sientas que has hecho todo lo que podías hacer y no puedes resolver algún problema ya sea material, emocional o espiritual, entrégaselo al Señor.  Verás que tus dudas serán aclaradas y la situación que te molestaba  cambia o simplemente cambias tu manera de verla.  Recuerda que cada obstáculo es una oportunidad de aprendizaje.

 

Practica el desapego

Todos tenemos apego a algo o a alguien. Es necesario ser conscientes de que no somos dueños de nada ni de nadie. Solo debemos desear el mayor bien a los que amamos, sin esperar nada a cambio.

 

Permítete fluir

Deja que las cosas tomen su propio rumbo. Limítate a hacer lo que tienes que realizar lo mejor que puedas, con amor y esmero.  Luego de la labor realizada, deja que todo se acomode según las leyes del universo.

 

Practica el dar sin esperar

El servicio es una de las mejores vías para desarrollarte espiritualmente, pues se realiza por amor y sin esperar recompensa.  La acción de dar, por sí misma, es el mayor premio que puedes recibir.

 

Ora

La oración es muy importante, ya que es el momento de compartir con Dios, el Universo o como quiera que lo llames.  Orando, le expresas a Dios tus alegrías y penas, tus aciertos y confusiones.  Cuando tienes el hábito de orar, nunca te sentirás solo.

 

Medita

La meditación se diferencia de la oración en el sentido de que las emociones fluyen sin que tu mente juzgue lo que sientes, solo eres un observador. Luego de algún tiempo, lograrás entrar a estados de conciencia superiores que no se pueden describir con palabras, son experiencias muy personales y gratificantes.

 

Cuenta tus dones o bendiciones

Busca los motivos para estar agradecido con la vida y con tu creador contando tus dones.  La gratitud es uno de los valores que te guiarán firmemente por el camino espiritual.

 

Busca conocimiento

Debes buscar y enterarte de todo el conocimiento que, sobre todo en esta era, está a nuestra disposición.  Es importante que escojas lo mejor de cada religión, de cada idea, de cada pensamiento, para que vayas construyendo un camino que sea adecuado para ti.

 

Practica los valores espirituales

Practicar los valores espirituales es la única vía para vivir con espiritualidad.  Recuerda que sin valores, el mundo entraría en caos, lo mismo que les sucede a las personas cuando prescinden de ellos.

 

Trata de liberarte del ego

Recuerda que el ego es el mayor obstáculo para sintonizar con la energía divina.  Tu identificación con la idea de que estás separado de Dios es lo que provoca los llamados problemas. Aprende a diferenciar lo que te pide tu yo superior y lo que te pide el “ego”, que es la parte egoísta que todos tenemos dentro.  Tener clara esta diferencia te liberará de todo aquello que solo te beneficia de manera personal.

 

Respeta y aprende lo mejor de todas las religiones

Sé consciente de que todas las religiones tienen el mismo fin, que es el de elevar la conciencia del ser humano y fomentar el amor por su Creador. Es fundamental que respetes y aprendas de todas ellas y te quedes con lo que consideres que es lo mejor para tu desarrollo.  Jamás sostengas como superiores tus opiniones religiosas.  Habla bien de todas las religiones si se da el caso, y señala lo mejor de ellas.  Para cada quien, la mejor religión es aquella que lo capacita para comprender a Dios y sus caminos.

 

Vive el presente

Para evitar sufrir por recuerdos del pasado o la ansiedad de lo que te depara el futuro, es necesario tener conciencia del presente, que es lo único real.  Vive día a día sin angustias ni preocupaciones por el futuro.  Vive el presente olvidando el pasado, solo aprende de él y déjalo ir. No te angusties por el futuro, pues este solo depende de que las decisiones que tomes en el presente sean las correctas.

 

Acepta la voluntad de Dios

Cuando todo parece ir mal, lo único que debemos hacer es aceptar con humildad nuestra condición humana y con ella la voluntad de Dios.  Quizás en ese momento las circunstancias te podrán parecer adversas, pero luego de un tiempo podrás apreciar que todo problema u obstáculo que se te presente es una oportunidad para aprender y tomar fuerza para seguir adelante.

 

Trata de mantener la paz

La paz es una joya tan preciada que ningún dinero puede comprarla.  Para adquirir la paz es necesario que te centres en tu unión con lo divino.  Además, es preciso que no te conmuevas ni ante los halagos ni ante los agravios, pues el único que puede juzgarnos es nuestro creador.

 

Practica la pureza de mente y acción

Aunque te parezca que el mundo está inmerso en la falsedad y las malas acciones, tú puedes hacer la diferencia si practicas la pureza de pensamiento, palabra y obra.  En cada situación que se te presente, practica la pureza: renovará tu corazón y estarás laborando en tu evolución personal, lo que redundará positivamente en las demás personas.

 

Recuerda siempre que eres un ser espiritual

Ten presente que eres un ser espiritual que ha venido a experimentar el plano material mientras dure su permanencia en la tierra, y no un ser material que ocasionalmente tiene experiencias espirituales.  Esto quiere decir que reconozcas que tu esencia es espiritual y, por ello, haz de laborar en primer lugar en tu espíritu.  Si te encuentras en un estado espiritual superior, todos los asuntos materiales se resolverán por sí solos.

 

 

 

Evita juzgar

Inevitablemente todos cometemos errores, pero ello no es motivo  para juzgar a los demás. Recuerda que el Dios de todos es el único juez verdaderamente competente en todos los hechos.  No intentes modificar ni corregir la vida de los demás. Descubre en ti mismo lo que necesite corrección y mejora tu propio ser. Luego, a través del ejemplo, puedes servir de guía a otras personas.

 

Sé compasivo

Ser compasivo significa no resaltar los defectos o los actos equivocados de los demás.  No mires el carácter cambiante del yo externo, descubre la verdadera unidad interior de todos los seres, que es Divina.  

 

Ten conciencia de unidad

El principal obstáculo que encuentra el ser humano en su espiritualidad es sentirse separado de Dios.  Debes meditar y orar para que el universo te inspire la conciencia de unidad, tan necesaria para poder evolucionar.

 

Descubre tu sabiduría interior

Todo el conocimiento y la fuerza residen dentro de ti.  Como ya lo expresamos anteriormente, nos hemos familiarizado con la idea de que la energía divina está separada del ser humano.  Cuando somos conscientes de que esta es una visión errada, podemos escuchar nuestra sabiduría interior y, cuanto más te familiarices con ella, escucharás su voz de manera natural, lo que te servirá para evitar cualquier problema o para solucionar obstáculos.

 

Practica la paciencia

En estos tiempos en el que todos queremos ver resultados inmediatos, es necesario cultivar la paciencia.  Esta virtud te llevará a la sabiduría, la paz mental y espiritual.

 

Relaciónate con gente de buena energía

Mientras no te encuentres firme en tu camino espiritual, es necesario que, en lo posible, trates de relacionarte con personas de energía ligera, es decir, que tengan una energía que te ayude a sentirte bien.  Muchas veces nos sentimos decaídos luego de alguna conversación con alguien que nos cuenta sus problemas y aflicciones. Escuchar es una buena manera de ser compasivo, pero si todavía te afecta ese tipo de energías, evítalas hasta que estés preparado para canalizarlas.

 

Observa la naturaleza

Siempre que te sea posible pon tu atención en la naturaleza, ya que es una fuente de inspiración para nuestro espíritu.  En la naturaleza podemos apreciar la manifestación de la generosidad y abundancia de Dios en la tierra.  Saber que tú formas parte importante de ella te llevará a estados superiores de conciencia.

 

Habla con la verdad y vive en la verdad

Jamás mientas.  Di siempre la verdad y vive en ella.  Mostrándote tal como eres, sin caretas ni dobleces, serás un ejemplo para las demás personas y avanzarás rápidamente hacia tu realización espiritual.

 

Practica el silencio

Busca un momento específico en el día para practicar el silencio.  Recuerda que estar en silencio es efectuar un contacto directo con Dios.  Sentirás que la paz te envuelve de inmediato.

 

Irradia amor en cualquier situación 

En cualquier situación, por mala que parezca, trata de relajarte, respira profundo e irradia amor incondicional.  Verás que todo toma un rumbo diferente, simplemente porque tú has decidido escoger el amor en vez de la ansiedad, la cólera o la desesperación.

 

Vincúlate con el mundo de manera espiritual, pero toma distancia emocionalmente

Por nuestra naturaleza humana, a veces nos resulta difícil desvincularnos de manera emocional ante eventos desafortunados, pero es muy importante que solo te vincules de manera espiritual, esto quiere decir, irradiando amor, orando, sintiendo compasión, etc. Labora para no sentirte atado emocionalmente, pues esto te traerá problemas físicos y mentales, los cuales pueden ser un obstáculo para tu camino espiritual. 

 

Busca a tu Maestro o Gurú en los grandes seres espirituales que nos enseñaron con su ejemplo

La mayoría de personas necesitan ser guiadas, pero temen encontrarse con charlatanes o estafadores que se hacen pasar por Maestros espirituales.  Este temor es válido pues existen estas personas mal intencionadas.  Si te encuentras entre los que tienen este temor, puedes encontrar ayuda y guía entre los Maestros que ya dejaron la tierra.  Las obras de los grandes Maestros e Iniciados se encuentran a tu disposición en muchos libros y de diferentes maneras, y todos enseñan las mismas verdades.  Entonces, lee estos conocimientos y busca inspirarte en ellos, sabiendo que el cielo nunca ha dejado perderse a quien quiere progresar sinceramente.

 

 

 

Para terminar, es importante que sepas que existen muchas reglas o consejos más para transitar tu camino hacia la realización espiritual, pero tú mismo los irás descubriendo a medida que vayas recorriendo este sendero. 

 

Solo nos queda recordar las palabras del Maestro de la Fraternidad Blanca Universal Omraam Mikhael Aiivanhov: No somos más que viajeros en la tierra, hay que recordarlo siempre, y tenemos mucho que caminar; por ello, debemos pensar en llenar diariamente nuestros bolsos de este pan celeste que son las verdades del alma y del espíritu, con el fin de poder seguir estudiando, laborando, amando.     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA HACER FELIZ A TU PERRO


De todos los animales, el perro siempre ha sido la mejor compañía para el ser humano; aunque algunas personas tienen preferencia por otro tipo de mascotas: gatos, loros, hámsteres, etc.  En esta oportunidad te ofrecemos consejos para hacer feliz a tu perro; pero si eres amante de alguna otra especie, puedes modificar con un poco de imaginación algunos de estos criterios para hacer feliz a tu mascota predilecta.  

Piensa en el espacio que le ofreces

Antes de tomar la decisión de tener una mascota, debes estar seguro de contar con el espacio suficiente para ella en tu casa o departamento.

 

Adecúa tu casa

Si traes un cachorro a vivir a tu casa, modifícala para evitar accidentes. Imagina que eres un cachorro. Retira todo aquello que pudiera herir a un perro curioso.

 

Ten paciencia

Recuerda que el nuevo integrante de la familia necesita tiempo para aprender las normas del hogar.

 

4.   Permítele moverse

No limites a tu mascota a permanecer en un único espacio dentro de la casa. El confinamiento lo puede estresar, enfermar y tornar agresivo.

 

Jamás mantengas a tu perro encerrado todo el día en la casa

No le pongas cadenas ajustadas alrededor del cuello ni lo amarres en una esquina, porque evidentemente se sentirá torturado. A los perros les encanta correr y jugar. Esa es la naturaleza de todo perro.

 

Bríndale tu tiempo

Si vives en departamento o en tu casa no hay jardín, sácalo cada 4 horas para sus necesidades fisiológicas. Si tu mascota es un cachorro todavía, probablemente no controle sus esfínteres. Recoge y/o seca, limpia el lugar hasta que no quede olor y ventila siempre. Nunca lo castigues. Restregarle la nariz sobre sus heces u orina lo confundirá.

 

Alimentación

El alimento debe ser para perros, de la mejor calidad posible y de acuerdo a su edad. 

 

Ofrécele siempre agua fresca

¿Te gustaría beber agua que ha estado en un recipiente durante días? Pues a tu perro tampoco. El agua fresca abundante es fundamental para la salud de tu perro. Mantén su bol lleno de agua y cámbiala varias veces al día.

 

9.   Sus platos

Lava su plato para el agua todos los días. Y su plato para la comida, cada vez después de que haya comido.  

 

Sácalo a pasear

La mayoría de los perros no tienen suficiente con un paseo alrededor de la manzana, necesitan correr libremente y quemar toda la energía. Para ello, es necesario un paseo que dure entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la raza y edad del perro.
Al caminar, los dos van a establecer lazos afectivos gracias a esta divertida actividad. Además, caminar es un buen ejercicio para ambos.

 

Báñalo adecuadamente

A los perros se les debe bañar máximo dos veces al mes. Si te excedes en bañar a tu perro, podría sufrir alguna enfermedad en la piel. Es recomendable que el baño sea en la veterinaria, pues el agua en el oído de los perros se infecta y produce otitis. Además, es necesario que les limpien las glándulas perianales.

 

Aséalo a menudo

Si cepillas con regularidad a tu perro, no solo conseguirás que se vea bonito, sino que además lo ayudarás a prevenir enfermedades de la piel. 

 

13.        Revísale las patas

Recuerda que tu perro no usa zapatos. Revisa con frecuencia sus patas, pues una pequeña herida se puede infectar.

 

Córtale las uñas

Los perros sienten dolor cuando las uñas les crecen demasiado. Llévalo al veterinario para que se las corten y de paso consulta con él para que te enseñe cómo y con qué cortárselas.

 

Acaba con las pulgas

Estas molestas criaturas pueden hacer infeliz a tu perro, además de causar alergias y transmitir tenias. Consulta con el veterinario para obtener información sobre los tratamientos para eliminarlas.

 

16.        No olvides las vacunas 

Ten a la vista el registro de vacunas para que no olvides las fechas. 

Recuerda también que debes darle a tu perro la medicina para desparasitarlo. Toda medicación, incluidas las vacunas, va de acuerdo al peso y a la edad.

 

No hagas de médico

A menos que seas veterinario, no intentes tratar las dolencias de tu perro. La medicación para las personas puede tener efectos negativos en los perros. Su veterinario le proporcionará remedios apropiados.  Es una buena idea preguntar al veterinario qué debe contener un botiquín de primeros auxilios para perros, pues con ello podrías salvar la vida de tu mascota.

 

Mantente preparado para alguna emergencia

Actualiza tu directorio telefónico e incluye el número del veterinario, además del número particular de fuera del horario de consulta, por si hubiera una emergencia.

 

Planea horas de juego

Todo perro quiere jugar. Dedica tiempo a tu amigo y él te recompensará 100 veces más con su amor y gratitud.

 

Complácelo con una galleta especial para perros

No hay nada que demuestre mejor tu cariño que darle a tu perro su bocadillo favorito.

 

Llévalo de excursión

Tanto si lo llevas al campo como a dar un paseo a un parque cercano, a tu perro le encantará el cambio de aire.  A muchos perros también les encanta nadar, por lo que podrías llevarlo a una playa donde admitan la entrada de perros, pero antes asegúrate que a tu perro le gusta el agua.

 

Mantenlo esbelto

Un perro esbelto y estilizado es un perro feliz. No le des las sobras de tu comida.

 

Examina sus juguetes y observa si son seguros y duraderos

Presta especial atención a las piezas pequeñas que hay en el hogar y que podría tragarse fácilmente, y a los bordes afilados que podrían herirlo.

 

Déjalo olfatear

A los perros les encanta olfatear pues les permite descubrir cosas nuevas. Llévalo a un parque, al campo o a su lugar favorito y deja que tu perro olfatee cualquier nuevo olor. 

 

Juega con tu perro a atrapar cosas

Sal al jardín y lánzale una pelota de goma o ensénale a atrapar un Frisbee (discos para lanzar al aire y que a los perros les encanta apresar).

 

Intenta comprender su idioma

Tu perro no puede decirte cómo se siente, así que tendrás que aprender a interpretar su lenguaje corporal. ¿Tiene la cola baja? Puede significar miedo o ansiedad. ¿Mueve la cola? Significa felicidad. Si prestas atención, muy pronto te convertirás en un experto en el idioma canino.

 

Acarícialo

Ráscalo suavemente detrás de las orejas, dale algunas palmaditas cariñosas en la cabeza o hazle un masaje relajante en el vientre. A los perros, especialmente a los más ancianos, les agrada simplemente sentarse por ahí y recibir un masaje o unas palmaditas cariñosas de la persona que más quieren

 

Abrázalo

Acuéstate con él en el piso y simplemente abrázalo y acarícialo.

 

Háblale de manera amigable

Cada vez que llames a tu perro, asegúrate de hacerlo en un tono de voz dulce y amigable. Evita gritarle, probablemente no entienda las palabras, pero sí puede entender las emociones.

 

Evita dejarlo solo en casa

Si pasas mucho tiempo en tu centro laboral, escuela, universidad o realizas cualquier otra actividad que no te permite pasar mucho tiempo en casa y tienes un perro, deberías pensar en tener otro para que tenga compañía y así podrán entretenerse juntos.  Si esto no es posible, podrías conseguirle un cuidador de perros por horas.

 

Vigila a tu mascota

Sobre todo cuando esté en contacto con los niños por la seguridad de ambos.  En algunos casos, el niño podría molestar al animal y este podría reaccionar de manera violenta y, aunque no sea así, muchas veces los niños maltratan a los animales sin darse cuenta.

 

32.        Ayúdalo a envejecer con dignidad

Con amor y cuidados, tu mascota envejecerá de la mejor manera.

 

Trátalo con amor y respeto

Él también es un miembro de la familia que merece recibir amor y  cuidados. Ofrécele toda tu atención y cariño, después de todo, él es tu mejor amigo.

 

 

¡Ahora solo disfruta de su compañía y háganse la vida feliz mutuamente!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA EVITAR EL ESTRÉS EN NAVIDAD Y AÑO NUEVO

 

Cada fin de año surgen diversos compromisos rodeados de grandes expectativas. Querer cumplir con todo de la mejor manera posible, además del agotamiento que suele acumularse en este periodo, puede generar grandes cantidades de estrés. Hacer algo para prevenirlo será muy importante para poder disfrutar a plenitud todo lo que esta época nos ofrece.

 

1.        Evita pensar en todo lo que viene

En lugar de centrarse con excesiva atención en todo lo que viene, es mejor vivir el día a día con la mejor disposición posible.

 

2.        No dejes para mañana lo que se puede hacer hoy

Es importante no recargarnos todo para el final[l7] . Si tenemos tiempo para adelantar ciertas cosas que después nos pueden complicar el momento, ¿por qué no ir avanzándolas?

 

3.        Pide ayuda

A veces, por querer hacer todo uno[l8]  mismo, nos cargamos demasiado y esto aumentará los niveles de estrés. Si alguien puede darte una mano y así aliviarte un poco, no dudes en hacérselo saber.

 

4.        No te comprometas en muchas cosas

En ocasiones, para no rechazar una invitación, nos involucramos en demasiados compromisos. Esto solo complicará nuestra situación.

 

5.        Aparta un tiempo para ti

Busca un momento del día para dedicarlo a algo que realmente te genere una sensación de bienestar. Esto producirá un gran alivio y te ayudará a “desconectarte” por un tiempo.

 

6.        Prográmate

Es mejor estar organizados, así evitaremos que nos sorprendan y tendremos una sensación de mayor control sobre la situación.

 

7.        Duerme ocho horas

Dormir bien nos ayuda a funcionar correctamente durante el día: a mejor calidad de sueño, menor cantidad de estrés.

 

 

8.        Acompaña tus actividades con música

Está comprobado que la música tiene influencia en el estado de ánimo. Si escuchas algo que te relaja y te resulta agradable, probablemente tus niveles de estrés sean más bajos.

 

9.        Evita sobre exigirte

Aprende a reconocer tus límites. Si llegas a experimentar agotamiento, debes hacer una pausa o suspender la actividad que estás realizando.

 

10.    Haz deporte

Los beneficios de ejercitarse son bien conocidos: beneficia tanto al cuerpo como a la mente.

 

11.    Comunícate

Así como pedir ayuda es importante, también es bueno buscar a alguien para contarle tus preocupaciones. Esto te hará sentir apoyado y respaldado por los demás.

 

12.    Aprende a distinguir lo que puedes manejar

Separa con la mayor claridad posible lo que depende de ti y lo que no; de esta manera, dejarás preocupaciones que no vienen al caso.

 

13.    Medita

Date un espacio para la meditación y la relajación. Concéntrate en tu respiración, disfruta el momento, permítete fluir.

 

14.    Realiza un presupuesto realista

Planifica según tus posibilidades. El tema del gasto monetario puede generar mucho malestar en algunas personas. 

 

15.    Evitar el exceso en gastos

Muchas personas suelen gastar excesivas cantidades de dinero en regalos. Es recomendable que se establezca un límite para esto.

 

16.    Evita las expectativas

No todo tiene que salir perfecto ni tal como se planificó. Hay que aprender a ser flexibles.

 

17.    Cuidado con los temas de conversación

Como en toda situación en la cual se reúne la gente, pueden existir ciertos temas que generen polémicas y discusiones. Es mejor evitarlos. 

 

18.        No te dejes llevar por las grandes ofertas

Evalúalas bien, recuerda que el comerciante siempre busca el mayor beneficio para su negocio.

 

19.    Acepta los cambios

La gente cambia, así que procura llevar de la mejor manera la impresión que te puede generar ver a alguien después de mucho tiempo y que sea muy diferente a quien solías conocer.

 

20.    Procurar aligerar la carga laboral

Al ser una época en la que el cansancio de todo el año está acumulado, es recomendable que bajes un poco el ritmo. 

 

21.    Saber delegar

Es común que uno quiera asumir demasiadas cosas. Es tiempo de confiar en los demás.

 

22.    Mantener el pensamiento en positivo

Se acerca un año nuevo y es muy positivo pensar que será mucho mejor que el que está por irse.

 

23.    Sé solidario

Así como recibir ayuda genera bienestar, apoyar a otro que lo necesite también puede hacernos sentir muy bien.

 

24.    Evita salir en horas punta

Generalmente, todo será más lento y habrá demasiada gente. Esto puede no hacerle bien a tu estado de ánimo.

 

25.    Sé paciente

Recuerda que casi todo el mundo está agotado y estresado. Comprenderlo te puede ayudar a no reaccionar negativamente con facilidad.

 

26.    Disfrutar de la compañía

Lo mejor de estas fiestas es que fomentan el contacto entre las personas. Hay que saber vivir estos momentos a plenitud.

 

27.    No inhibas tus afectos

Aprovechando el reunirte con personas que estimas, no pierdas la oportunidad para hacerles saber lo mucho que los aprecias.

 

28.    Ponte de acuerdo con los demás

Es positivo definir con antelación con quiénes uno se va a reunir y tratar asuntos como el lugar, qué se comerá, a qué hora, etc. De esta manera, se evitarán posibles discusiones de último momento.

 

29.    Evita los resentimientos

Si alguien no puede participar de la manera en que te gustaría, aprende a aceptarlo. Cada uno es libre de elegir qué hacer.

 

30.    Ten en cuenta a los niños

Planificar algo para ellos es primordial, ya que muchas veces suelen ser los más emocionados en estas fechas.

 

31.    Evita el consumo excesivo de café

Esta y otras sustancias pueden alterar de alguna manera tu estado de ánimo, así que, a tener cuidado.

 

32.    Que la distancia no sea un impedimento

Si alguien que aprecias está lejos, aprovecha los medios tecnológicos que tienes para contactarlo. No hay excusas para no hacerlo.

 

33.    No pierdas de vista el significado real

Muchas veces nos dejamos llevar por el consumismo: se gasta bastante, se compra bastante. Solemos olvidar que estas fechas encierran un significado muy profundo. Es importante reflexionar sobre este aspecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA SANAR HERIDAS EMOCIONALES

 

La vida está marcada por sucesivos episodios emocionales que constituyen nuestro cúmulo de experiencias conscientes e inconscientes. Cada una de ellas determina y moldea nuestro comportamiento, carácter y funciones biológicas. Las emociones siempre dejan huellas. Dependiendo de su intensidad, algunas vivencias negativas pueden marcarnos significativamente y afectar nuestro comportamiento y equilibrio psicofisiológico. Además, pueden anclarnos en el pasado y resentirnos cada vez que algo o alguien nos recuerda la experiencia, abriendo el camino a todo tipo de patologías. Es de vital importancia sanar nuestras heridas para lograr vivir plenamente y aceptar la existencia con ecuanimidad y tolerancia.

 

1.        Acepta tus heridas 

Tarde o temprano, el episodio y los sentimientos que generaron una herida nos afectarán, ya sea psicológicamente o somatizando algún tipo de enfermedad. Por eso, es importante comprender qué sucedió y por qué, y aceptarlo como parte de nuestra historia.

 

2.        Evalúa de qué manera te has apegado a la herida

Muchas veces queremos justificar nuestra tristeza por algo que nos hirió y nos victimizamos de manera constante. Es recomendable abandonar poco a poco esa costumbre.

 

3.        Asume las experiencias dolorosas como un entrenamiento

Las heridas emocionales son parte de la vida y lo importante es que podemos aprender de ellas.

 

4.        Cuida de ti mismo

En la medida de lo posible, evita situaciones que puedan exponerte a algún tipo de daño emocional.

 

5.        Practica algún deporte

Ejercitarnos genera sensación de bienestar y despeja la mente, lo que puede ayudar a disipar pensamientos negativos.

 

6.        Analiza el problema

Conviene considerar racionalmente la situación que nos hizo daño, para entenderla desde otra perspectiva y aceptar que teníamos que pasar por esa circunstancia difícil para aprender algo. 

 

7.        Practica meditación o ejercicios de relajación

Te ayudarán a despejar la mente cuando te asedien pensamientos negativos.

 

8.        Piensa en positivo

Repetir frases motivadoras en voz alta puede ser de gran utilidad para reprogramarnos en sentido positivo.

 

9.        Escribe

Es una buena forma de desahogo que te ayudará a liberar la carga emocional negativa.

 

10.    Acude a personas cercanas

Nada mejor que sentir el apoyo de quienes más uno aprecia para superar dolores emocionales.

 

11.    Busca algún referente

Encontrar el testimonio de alguien que logró superar una dificultad similar brinda mucha motivación y ofrece la sensación de no estar solo en el dolor.

 

12.    Evita reprimir lo que sientes

Si estás mal, comunícaselo a alguien de confianza. Guardar las emociones negativas durante mucho tiempo puede traernos consecuencias desagradables.

 

13.    Encuentra tiempo para sentir lo que quizás en otro momento no te permitiste

Algunas veces, la ira puede esconder tristeza o miedo. Por ello, es saludable buscar un momento para identificar cuáles son las verdaderas emociones asociadas a los episodios que has vivido.

 

14.    Busca hacer algo que te agrade o practica algún pasatiempo artístico

La creación por medio del arte nos ayuda a expresarnos y puede ser muy sanadora.

 

15.    Escucha música relajante

Puede ayudar a liberar tus nudos emocionales.

 

16.    Permítete un respiro

Rompe con la rutina, organiza un viaje y cárgate de energías renovadoras. 

 

17.     Acude a un grupo de apoyo

Hay grupos que se organizan en torno a una problemática específica. Es de gran ayuda saber que uno no está solo cuando afronta un problema.

 

18.    Sal a caminar

Pasear nos ayuda a reflexionar y ampliar nuestra visión de las cosas.

 

19.    Mira la otra cara de la moneda

Tendemos a ver el pasado con un sesgo negativo, pero debemos admitir que no todo lo vivido fue negativo. Recordemos y valoremos los buenos momentos que hemos disfrutado.

 

20.    Valora a tu familia

Son quienes más te conocen y pueden brindarte un importante soporte cuando te sientas mal.

 

21.    Practica la aceptación

Admite los sucesos como vengan, no los etiquetes ni los juzgues. Tómalos como algo que tenía que ocurrir para transmitirte una enseñanza y aumentar tu resiliencia.

 

22.    Disfruta las pequeñas cosas

Cualquier actividad que te produzca bienestar es un gran aporte a tu vida. Nada es poco importante cuando te da alegría; vive cada uno de esos momentos al máximo.

 

23.    Mira el pasado de otra manera

No consideres tu pasado como algo negativo. Hay hechos aislados en los que pudiste verte afectado, pero no son la suma total de tu vida.

 

24.    Busca nuevas oportunidades

Cada día es una nueva oportunidad para hacer las cosas mejor que ayer.

 

25.    Perdona

No guardes rencor a quien te lastimó, intenta comprenderlo y entender sus motivos. Acepta que, como todo ser humano, se puede equivocar. Practicar el perdón te beneficiará a ti más que a nadie.

 

26.    Jamás te presiones, tómate tu tiempo

No hay un límite de tiempo para sanar una herida emocional, camina con calma.

 

27.    Habla con gente mayor sobre tus problemas

Tienen más experiencia de vida y pueden aconsejarte sabiamente.

 

28.    Evita los sentimientos de culpa

Todos cometemos errores, pero trata de minimizarlos para no experimentar sentimientos de culpa excesivos.

 

29.    Confía en tus recursos

Todos tenemos un poder sanador en nuestro interior. Confía en tu capacidad de superar las dificultades.

 

30.    Engríete

Date gustos, invierte tiempo en ti mismo, diviértete con tus amigos. 

 

31.    No pierdas la esperanza

Sin esperanza, las grandes ilusiones no tendrían la energía para hacerse realidad. Debes saber que todo puede superarse emocionalmente.

 

32.    Busca ayuda profesional

Los tratamientos de psicoterapia aportan mucho en la sanación de heridas emocionales.

 

33.    Vive el presente

Deja el pasado en su lugar y procura construir un día a día que valga la pena ser vivido.

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA UNA LONGEVIDAD SALUDABLE

 

¡Vivir más años! ¿Quién no quiere vivir más? Hoy es posible gracias a la medicina preventiva y antienvejecimiento, que te ofrece la oportunidad de llegar a tener muchos años más en buenas condiciones físicas y mentales. 

 

Controla tu peso

La mayoría de los adultos tienden a desarrollar sobrepeso y almacenar grasa pasados los 40 años. Se considera obesidad cuando el peso de una persona de más de 60 años supera un 20 por ciento del peso ideal.  La solución es comer menos y caminar más.

 

Consume más cereales integrales

Diversos estudios científicos han identificado beneficios significativos para la salud al comer cereales integrales: cuidan el corazón, previenen la diabetes, ayudan a mantener un peso saludable, combaten el estreñimiento y mantienen una óptima nutrición. Come más arroz integral, cebada, quinua, kiwicha, avena y trigo.

 

Toma lecitina de soya

La lecitina es un producto extraído de la soya, rico en fosfolípidos imprescindibles para la salud del cerebro y del hígado. Es un emulsificante de las grasas que previene el endurecimiento de las arterias y reduce los niveles de colesterol en sangre protegiendo el corazón.

 

Mastica más y despacio

Comer rápido es malo para la salud. El organismo no está preparado para procesar tanta comida en tan poco tiempo. Masticar despacio y ensalivar bien los alimentos evita la gastritis, las flatulencias y el malestar estomacal en general. Mastica cada bocado por lo menos 50 veces.

 

Practica yoga

El yoga es el ejercicio que practican las personas más longevas en la India. Estos movimientos y posturas pueden ayudarte rápidamente a mejorar la flexibilidad, el tono muscular y tu estado físico en general. Otra ventaja es que aprendes a relajarte y calmar tus pensamientos. 

 

 

Corre diariamente

Si lo que quieres es vivir más años, sal a correr. Varios estudios revelan que correr reduce el riesgo no solamente de desarrollar una enfermedad cardiaca, sino también de enfermar de cáncer y de padecimientos neurológicos como el Mal de Alzheimer. Puedes correr en el parque, el campo, subir pequeños cerros, etc.

 

Relájate antes de dormir

Respira profundo: inhala todo el oxígeno que puedas lentamente y retenlo en tus pulmones; luego, exhala despacio. Repite este ejercicio 12 veces y sentirás una gran calma. Enseguida piensa en alguna imagen o paisaje que te produzca una sensación de paz y concéntrate en ello. Esta rutina es una higiene mental que purificará tus pensamientos y te alejará de las preocupaciones diarias. A menos estrés, mayor salud y calidad de vida.

 

Masajéate los pies

Un buen masaje ayuda mucho a relajarse. Lo más aconsejable es recibir masajes de manos expertas. Pero auto-masajearse los pies es una alternativa nada despreciable que se puede realizar a cualquier hora del día. El masaje a los pies nos relaja y equilibra las funciones de nuestro organismo.

 

Consume Sacha Inchi

Conocido como el aceite de los incas, el Sacha Inchi posee muchas propiedades que le dan la categoría de alimento nutracéutico. Contiene grandes cantidades de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6, además de vitamina E. Tiene propiedades antioxidantes, refuerza el sistema inmunitario, disminuye el metabolismo de la glucosa en la diabetes, combate los eczemas, la psoriasis y el acné. Es un excelente antiinflamatorio y protege el corazón y el cerebro.

 

Evita el estreñimiento

Este problema se debe principalmente a dos factores: el sedentarismo y una mala alimentación. Para evitar este problema, bebe abundante líquido en ayunas, mantén un horario fijo para ir al baño y para tus comidas, e incluye fibra en tu alimentación. El ejercicio diario también favorece los movimientos intestinales. Jamás debes reprimir los deseos de evacuar, pues a largo plazo puede provocar problemas.

 

 

Depura tu cuerpo en los cambios de estación

El inicio de la primavera y el otoño son momentos ideales para comenzar una cura que depure el cuerpo de los abusos cometidos. El excesivo consumo de azúcar, nicotina, alcohol y cafeína, el consumo de algunos fármacos y el abuso de productos industriales en nuestra alimentación provocan intoxicación en el cuerpo. Las dietas depurativas son la solución más natural y saludable para limpiar el organismo y liberarlo de toxinas.

 

Cultiva el hábito de leer

La lectura es una herramienta extraordinaria ya que pone en acción las funciones mentales, estimula y satisface la curiosidad intelectual y científica, despierta aficiones e intereses, potencia la capacidad de observación, de atención y de concentración. Mientras leemos, imaginamos lo que el escritor nos cuenta, lo que fomenta la creatividad. Pero recuerda, la mejor lectura es la que alimenta al espíritu.

 

Consume más verduras y frutas

Si quieres conservar una buena salud y prevenir una serie de enfermedades, consume por lo menos 5 frutas y 2 porciones de verduras variadas por día. Las frutas y verduras frescas son ricas en enzimas, vitaminas y minerales. El consumo de frutas y verduras previene el cáncer, los problemas del corazón, la obesidad, y es el mejor alimento para la longevidad. Los pueblos más longevos se alimentan básicamente de semillas, frutas y verduras.

 

Sonríe más a menudo

La sonrisa nos aleja del estrés, estimula nuestros sentidos, mejora la digestión, ejercita el diafragma y alegra el corazón. Además, cuando sonreímos mejoramos nuestro tono de piel y aumenta nuestra energía.

 

Ayuda a tu prójimo

Al ayudar a otras personas, en realidad nos ayudamos a nosotros mismos. Ayudar a los demás es parte de una de las reglas de la vida, ya que al hacer el bien, este retorna multiplicado. Pero recuerda que las buenas acciones deben ser desinteresadas.

 

Ingiere más antioxidantes

Tienen un efecto protector frente a los radicales libres que se producen como resultado del estrés, las enfermedades y la combustión de los alimentos que ingerimos. Los principales antioxidantes son las vitaminas A, E, C, selenio, manganeso, coenzima Q10 y se encuentran principalmente en los vegetales y semillas. Sin embargo, una buena dosis de un complejo antioxidante te dará la seguridad de estar ingiriendo la cantidad adecuada de estos nutrientes.

 

Descansa adecuadamente

Relajarse, tanto de día como de noche, y dormir bien ayuda a tener una vida más serena y el sistema nervioso en equilibrio. Si duermes al menos 8 horas diarias y haces una siesta después del almuerzo, te sentirás con mucha energía.

 

Fíjate metas

La calidad de tus metas determina tu calidad de vida. Fija metas a corto, mediano y largo plazo, y prográmate para realizarlas, así programarás también tus células para vivir por más tiempo.

 

Abraza un árbol

Según la filosofía oriental, la naturaleza libera grandes cantidades de “qi” o energía vital. Los árboles son los que mayor energía contienen. Abrazar un árbol te ayudará a energizarte. En las tradiciones más antiguas, las personas buscaban un árbol y se abrazaban a su tronco para transmitirle sus angustias y preocupaciones, y a cambio recibían la fuerza de la energía universal para sentirse fuertes y sanar su cuerpo.

 

Duerme con la cabeza mirando al norte

Muchos expertos en Feng Shui coinciden en afirmar que dormir con la cabecera de la cama orientada hacia el norte y los pies hacia el sur mejora la calidad del sueño. 

 

Realiza mini ayunos

La palabra ayuno significa "abstenerse de comer alimentos para regenerar las células". Durante los mini ayunos se activa un proceso de autocuración en armonía con nuestra conciencia espiritual. Es una terapia efectiva de rejuvenecimiento y fortalecimiento, que sirve para tratar muchas enfermedades, incluyendo la hipertensión, los dolores de cabeza, las alergias y la artritis. Para hacer mini-ayunos, almuerza a las 2 p.m. y no comas nada hasta el día siguiente a la misma hora (solo toma agua), así le habrás dado tiempo a tu organismo a recuperarse y desintoxicarse un poco. Cuando te acostumbres, podrás hacer un ayuno completo.

 

Acude a los baños turcos

Los baños turcos estimulan y desintoxican el cuerpo, además de mejorar la salud. El bañista entra en una sala de vapor y, al cabo de unos minutos, el cuerpo empieza a sudar estimulando enérgicamente las vías de eliminación de toxinas. Luego de 10 o 15 minutos, uno se retira del calor y se da una ducha fría seguida de un masaje relajante. Después, se recomienda hidratarse y descansar para que el cuerpo vuelva a la temperatura normal.

 

Usa ropa holgada

La ropa ajustada es la principal enemiga de los músculos y la piel debido a que les impide desempeñar sus funciones correctamente. Como consecuencia del uso de ropa ajustada, se presentan complicaciones articulares y, muy frecuentemente, varices, celulitis y estrías. Por eso, en muchas culturas antiguas se usaban ropas holgadas para mantener el cuerpo ventilado y fresco.

 

Usa la tabla inclinada

Tenderse sobre una tabla inclinada durante unos 15 minutos aproximadamente ayuda a mejorar la circulación sanguínea; alivia los dolores de cabeza, cuello y espalda; da un mejor tono al rostro; descongestiona los vasos linfáticos y venosos combatiendo la celulitis y várices; elimina el estrés; favorece la concentración mental y la vista; relaja las tensiones musculares; estimula el crecimiento capilar; y rejuvenece. 

 

Medita todos los días

Meditar quince minutos dos veces al día es esencial para todos sin importar nuestro estilo de vida. La práctica regular de la meditación trae paz mental y felicidad, reduce la ansiedad y nos relaja. Nuestra mente se hace más lúcida y, con la práctica, nos conduce a estados superiores de conciencia. El estado de meditación solo puede comprenderse a través de la propia experiencia. Al meditar, el pasado y el futuro dejan de existir. Solo hay conciencia del infinito y del eterno presente.

 

Practica Tai Chi

Esta práctica aporta numerosos beneficios para la salud. Es una suerte de gimnasia suave, no lesiva para las articulaciones, apta para cualquier condición física y nos ayuda a meditar mientras realizamos los movimientos. Los patrones de respiración que se adquieren a través de su desarrollo facilitan la modificación de malos hábitos respiratorios. Esta disciplina nos ayuda a potenciar la energía Chi que recorre nuestro cuerpo, estimulando todo el organismo.

 

Toma Ginkgo Biloba

Este árbol es la especie más antigua del mundo. Se cree que ha sobrevivido durante 200 millones de años. Se ha utilizado en la medicina oriental desde hace más de 5000 años. Su extracto protege las arterias, las venas y los capilares sanguíneos mejorando su tono y elasticidad. El Ginkgo Biloba ayuda a mejorar la oxigenación y la circulación cerebral.

 

Ingiere más germinados

Con su excepcional vitalidad, los germinados o brotes de semillas poseen una riqueza en vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos y enzimas muy superiores a cualquier semilla sin germinar. Por estas razones, nos pueden ayudar a elevar nuestra energía física y mental.  Añádelos en tu alimentación pues además mejoran la digestión.

 

Decreta salud

No solo somos lo que comemos, sino también lo que pensamos. Decirnos frases de aliento genera un entusiasmo que vivifica nuestro cuerpo y mente. Los decretos son palabras que confirman un hecho. Si decimos: “A través de mí fluye una energía vigorosa que nutre cada célula de mi cuerpo", nos sentiremos bien, porque al decretar o afirmar, nuestro cerebro recibe esta información y la procesa. 

 

Escucha música armonizadora

La buena música acaricia nuestros sentidos. Las ondas sonoras melodiosas relajan el cuerpo y elevan el espíritu. Según un estudio realizado en la Escuela de Medicina de Stanford, la música es un gran alimento para nuestro cerebro, pues despierta áreas que mejoran la memoria y el nivel de atención. Es recomendable escuchar música suave y armoniosa.

 

Genera un entorno saludable

Un ambiente desordenado puede perturbar nuestra mente. Es necesario equilibrar lo externo con nuestro interior, para lo cual podemos aplicar las leyes del Feng Shui, que nos indica la mejor manera de vivir en armonía con nuestro entorno a través del acoplamiento de los objetos, los colores, las formas, las diferentes texturas, la aromaterapia y la meditación. 

 

Toma agua

El agua es vital en todos los procesos metabólicos de nuestro organismo. Se recomienda beber dos litros diarios de agua como mínimo, lo cual te ayudará a estar saludable. Mantenerte hidratado te ayudará a conservar una piel sana y a tener lucidez mental. La deshidratación puede ocasionar problemas de atención, cansancio, dolores de cabeza y hasta mal humor. 

 

Jamás dejes de aprender

El premio Nobel de Literatura José Saramago decía que “la vejez empieza cuando se acaba la curiosidad”.  Por eso es tan importante que nunca pierdas el interés por saber más, por aprender algo que siempre quisiste hacer como pintar, tocar un instrumento musical, viajar, emprender algún proyecto, etc.  Nunca se es demasiado mayor para comenzar una nueva actividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 REGLAS DE ORO PARA CAMINAR POR EL SENDERO DE LA FELICIDAD

 

Ser feliz es para muchos una quimera difícil de alcanzar, pero existen acciones sencillas que podemos realizar cada día para crear nuestra propia felicidad.  Los consejos que leerán a continuación se deben realizar constantemente para que se graben en lo profundo de nuestro inconsciente y, lo más importante, dentro de nuestros corazones.  Recordemos que la felicidad es un viaje que jamás termina y que debemos cultivar de manera consciente día a día.

 

Trata de vivir con alegría

Sonríe siempre que puedas. Si la sonrisa no se produce en ti naturalmente, sé consciente de ello y trata. Verás cómo ese hábito se irá registrando en tu vida.

 

Sé veraz

Di siempre la verdad y vive en la verdad.  Recuerda que Jesús dijo: “Solo la verdad os hará libres”.

 

Canta o recita poemas

Siempre que puedas, te ayudará a sentirte relajado y feliz.

 

Acuéstate antes de las 10 y levántate antes o con el amanecer

Este hábito te ayudará a conservar una buena salud y a mantenerte activo.

 

Alégrate de los éxitos de los demás

Recuerda que todos somos hermanos e hijos del mismo Dios.  Cuando le ocurre algo bueno a tu prójimo, siente esa alegría como propia. 

 

Juega con tus mascotas

Si no las tienes, puedes darle de comer a las aves en algún parque o quizás jugar con el perro o gato de algún familiar o amigo.

 

Ofrécele un regalo a alguna persona querida

Puede ser algo sencillo pero bello: una flor o quizás una carta donde digas cuánto la aprecias.

 

Vive el presente

Recuerda que el pasado ya pasó y el futuro ya vendrá. El presente es lo único real y existente.

Visita el mar

Cuantas veces te sea posible, respira profundo frente al mar.  Te sentirás unido a la naturaleza y revitalizado.

 

Baila con tu música favorita

Al bailar sentirás de inmediato un efecto favorable en tu estado de ánimo.

 

Date algunos gustos

Todos tenemos derecho de hacer algo por nosotros mismos, pero recuerda no excederte en acciones que puedan dañarte.

 

Mantén buenas relaciones con todas las personas

Si encuentras que no puedes hacerlo con alguien porque es una persona conflictiva, simplemente aléjate de ella.

 

Disfruta mirando películas divertidas

Las películas graciosas elevan nuestro estado de ánimo y nos dan alegría.  Por otro lado, evita las películas de terror, de crímenes o violencia.

 

Conserva siempre el buen humor

El buen humor ilumina la vida hasta en las circunstancias más desagradables.

 

Recuerda los momentos felices

Recordar momentos de alegría y felicidad nos enfoca en lo positivo de la vida.  Trata de olvidar los momentos tristes.

 

Ayuda a alguien que lo necesita

Cuando ayudamos a alguien, nos ayudamos a nosotros mismos porque sentimos felicidad.  Si ayudas de manera anónima, te sentirás más feliz aún.

 

Acéptate

Muéstrate tal como eres, jamás pretendas dar una imagen irreal de ti mismo.  Las personas que te quieren realmente te aceptarán como eres.

 

Agradece tus dones

Ser agradecido es uno de los caminos más cortos que conducen a la felicidad. Sé agradecido siempre.

 

Labora con alegría

Si laboras en lo que realmente te gusta, te sentirás alegre todos los días. Por eso es importante que reconozcas tus preferencias y jamás labores en algo que te disguste, de ser posible.

 

Viaja

Conocer lugares nuevos es descubrir nuevas maneras de vivir, de pensar y de sentir, lo que te ayudará a desarrollar una nueva percepción sobre ti mismo y tus metas.

 

Brinda tu amistad de manera sincera e incondicional

La amistad es algo sagrado.  Ofrecer tu amistad sin condiciones y sinceramente alegrará tu vida.

 

Pasa tiempo con tu familia

Muchas veces, por dedicarnos demasiado a nuestras labores diarias, descuidamos a nuestra familia.  Recuerda que cuando te jubiles, los que estarán a tu lado serán tus seres queridos, así que empieza a pasar tiempo con ellos.

 

Contempla los atardeceres

Cuando contemplamos las manifestaciones de la naturaleza, nos sentimos relajados y alegres.  Aprovecha esos momentos para meditar y sentir la energía que está guardada en tu interior.

 

Cultiva la virtud de la tolerancia

Generalmente, somos intolerantes y eso nos trae muchos problemas.  Empieza a cultivar la tolerancia y al poco tiempo verás que te traerá resultados de paz y tranquilidad.

 

Jamás hables mal de otras personas

Hablar mal de otras personas te daña a ti mismo.  Recuerda que todos tenemos defectos y debemos ser compasivos y entender a los demás.  

 

Amate y valórate

Si te amas y te valoras, jamás permitirás que nada ni nadie te dañe o te manipule.  

 

Exprésate con dulzura y paciencia

Si bien todos los seres humanos somos hermanos, no todos somos iguales, por lo que en situaciones de incomprensión es importante tener paciencia y dulzura para evitar que las cosas se compliquen aún más.

 

Esfuérzate

Laborar con alegría y esforzarte para alcanzar tus metas es la única manera de hacer realidad tus sueños. 

 

Nunca te compares con los demás

Siempre habrá personas más altas, más pequeñas, más bellas, más feas, más ricas y más pobres que tú, por eso jamás te compares con otros: cada ser es único e importante en el universo.

 

Sé justo

Trata de llevar una vida justa y la vida será justa contigo.

 

Acepta con valor las pruebas que te pone la vida

A veces es difícil aceptar situaciones complicadas o tristes, pero debemos esforzarnos para salir adelante y fortalecidos de esas experiencias.

 

Evita juzgar a los demás 

Si no juzgas a los demás, difícilmente serás blanco de juicios y, si así fuera, eso no te afectará porque tu corazón estará en paz.

 

Practica el perdón

El perdón cura y enaltece al que lo ofrece. Jamás guardes rencor porque será un obstáculo en tu camino hacia la felicidad. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

33 AFIRMACIONES POSITIVAS PARA MEJORAR TU VIDA

 

Crea el hábito diario de elaborar afirmaciones positivas de todas las maneras que puedas imaginar y empieza a ver el cambio que quieres ver en ti. A continuación, te sugerimos 33 afirmaciones positivas que pueden cambiar tu forma de pensar y también tu vida si las decretas y escribes constantemente al amanecer y al atardecer.  Escoge las que más necesites de acuerdo a las circunstancias de tu vida.

 

1.        ME AMO Y ME ACEPTO TAL COMO SOY

2.        TODO ESTÁ BIEN EN MI MUNDO

3.        MI VIDA ESTÁ LLENA DE AMOR

4.        LA VIDA ES FÁCIL Y SENCILLA

5.        AMO A MI FAMILIA

6.        AGRADEZCO MI PERFECTA SALUD

7.        MI FUTURO ES MAGNÍFICO 

8.        ME DISPONGO A  CAMBIAR Y A CRECER

9.        BENDIGO MI CUERPO

10.    TENGO FE

11.    DISFRUTO ESTE DÍA

12.    DOY LO MEJOR QUE HAY EN MÍ 

13.    ME HAGO FELIZ

14.    MI CUERPO SABE SANARSE A SÍ MISMO 

15.    LOS SUEÑOS SE CUMPLEN

16.    TENGO BUENOS AMIGOS

17.    SOLO ATRAIGO LO BUENO         

18.    LA PROSPERIDAD ES MI DERECHO DIVINO

19.    NADA SUCEDE POR CASUALIDAD

20.    BENDIGO MI DINERO CON AMOR

21.    MEJORO EL MUNDO EMPEZANDO POR MÍ

22.    SOY RESPONSABLE DE MI VIDA

23.    BENDIGO Y AMO EL LUGAR DONDE LABORO

24.    SOY UNA PERSONA JOVEN Y BELLA A CUALQUIER EDAD

25.    CONFÍO EN MI SABIDURÍA INTERIOR

26.    ELIJO MIS PENSAMIENTOS

27.    EN MI CASA REINA LA PAZ Y LA BENDIGO CON AMOR

28.    MI BIEN LLEGA DE TODAS PARTES, DE TODAS LAS         PERSONAS Y DE TODAS LAS COSAS

29.    ME ABRO A RECIBIR NUEVAS VÍAS DE INGRESOS

30.    MEREZCO LO MEJOR Y AHORA LO ACEPTO

31.    LOS MILAGROS OCURREN TODOS LOS DÍAS

32.    AGRADEZCO LOS BIENES Y BENDICIONES QUE RECIBO

33.    SEÑOR, PROFUNDO AMOR, MI VOLUNTAD ES QUE SE HAGA TU VOLUNTAD

 

 

Deseamos resaltar la afirmación número 33, ya que es la más importante, pues 

AL TERMINAR CADA AFIRMACIÓN O DECRETO, DEBEMOS REPETIR: “ASÍ SEA, ASÍ ES, ASÍ SERÁ, ¡HECHO ESTÁ!”, A MANERA DE REAFIRMACIÓN.

 

Regresar

COMPARTELO EN